RSS

Teresa

30 Ago

La vida es, a mi modo de ver, un gran baúl con un inmenso doble fondo donde la gente guarda sus cosas, e incluso se encierran ellas mismas. El mundo con sentido, el sentido común, ha caducado. Pero la vida, una vida que duele al punto de las lágrimas, depara sorpresas, sorpresas que, para nuestras sorpresa, son agradables. Hay, en ese doble fondo de ese inmenso baúl, auténticos tesoros escondidos de senbilidad humana y de sabiduría acumulada. Y Teresa Caruncho es una de esas sorpresas por las que vale la pena vivir. Un ejemplo. Una Mujer, con mayúsculas, pero, sobre todo, una Persona, con letras de neón.

A Teresa Caruncho le diagnosticaron en marzo de 2010 una enfermedad, cruel como la vida misma. Le dijeron que, a lo sumo, su vida sería caduca a corto plazo. ¡Bendito error!. Hoy, un año después, Teresa sigue entre nosotros y es ejemplo de superación, como mujer y como persona. Es un aunténtico tesoro, ahora emergente, de lucha, de ganas de vivir, de ilusionarse, de apasionarse, de enamorarse, de sentir… quizás, la muerte aguarda en una esquina, ladrando como un perro hambriento, pero me quedo con Teresa, me quedo con la Teresa que me ha enseñado a combatir para vivir. Un aplauso a Teresa.

Por Teresa Caruncho, Barcelona.

Marzo de 2010 

” Hoy hace un mes que me dieron la fatídica noticia (jueves 18 de febrero); recuerdo cada palabra que me dijo mi médico ese día: del cáncer tan raro y agresivo que tenía, de su mal pronóstico y de lo poco que se sabía acerca de él, de la cirugía que tenía que practicar, de la quimio, de la radio…

Salí de la consulta sin poder hablar; el mundo cayó sobre mí con la sensación de que no viviría ni tres días; pensaba en mis hijos, que no los vería hacerse adultos y, principalmente, en el pequeño, que le ha tocado vivir demasiadas desgracias en su corta vida, y ahora le tocará vivir la enfermedad de su madre día a día.

A partir de ese momento, comenzó un camino duro y largo (todavía estoy al inicio); visitas con todos los especialistas (que me llevan) y todo tipo de pruebas (que confirmaron que no tenia metástasis), lo que significaba que mi pronóstico de vida sería mayor; ¿cuánto?, no se sabe.

Hay muy pocos casos, y no hay estudios suficientes. La cirugía se advertía radical y muy agresiva. Una “exanteración orbitaria”; sabía lo que significaba eso, me lo habían explicado detalladamente, sabía que me condenaría a ir siempre con un parche, pero estaría ¡viva!; más vale viva y con un parche que muerta y con los
dos ojos.

Sé que hay gente que critica el hecho de que intente hablar con “naturalidad” de mi enfermedad, que piensa que me lo debería callar o esconder; yo no sé si hago bien o no, pero suelo ser demasiado clara y no me gusta esconder las cosas; además es una
enfermedad que le puede tocar a cualquiera y no es una vergüenza. Yo, aunque quisiera ocultarlo, no podría, ya que, añadido a la desgracia del cáncer, tengo la rareza del tumor y su localización, así que he de aceptar que esta enfermedad (quiera o no quiera) me marcará el resto de mi vida.

Un año después.

Marzo de 2011.

“Hace ya un año, el 1 de marzo de 2010, que una intervención quirúrgica me “dejaría marcada” para el resto de mi vida; al hecho de padecer un cáncer como el mío (muy maligno, muy raro, muy mal pronóstico…),  se le añadiría un cambio físico irreparable, que me lo recordaría en cada instante ….

En este año de mi “nueva vida” , aunque me he encontrado gente inhumana, cruel, supuestos amigos que desaparecen, gente que mejor hubiera sido no haberla conocido… también he podido constatar que los amigos han seguido estando, y he tenido la oportunidad de conocer gente maravillosa, y de estar en contacto con algunas personas que se han convertido en parte muy importante de mi vida por no decir imprescindible

He intentado “vivir”, disfrutar cada instante, mirar el lado positivo de las cosas y procurar tener siempre una sonrisa, aunque reconozco que en los momentos más difíciles no  lo he logrado. También he intentado que las personas que están cerca de mí (aunque no sea físicamente), no se sintieran tristes o preocupadas, y estuvieran a gusto; creo que lo he conseguido…….

Dejando a un lado la enfermedad y sus consecuencias, mi balance de este año, es positivo. Los momentos buenos compensan con creces a los malos; he vivido situaciones, experiencias, tan maravillosos, que a pesar de todo lo ocurrido, ha sido uno de los mejores años de mi vida.

Todavía me quedan muchas cosas por vivir, así que espero continuar siendo fuerte y poder seguir disfrutando de la vida.

Gracias a mis amigos por estar, y a los “supuestos” por desaparecer

 

 

Anuncios
 

3 Respuestas a “Teresa

  1. DeCaFiPe

    18/09/2011 at 20:40

    Ciertamente es mejor decirle gracias a los supuestos amigos que desaparecen cuando más los necesitas porque gracias a ellos apareceran los que serán los verdaderos.

     
  2. marian martinez

    10/11/2012 at 23:47

    Que duro se me hace leer estás páginas, pensar en lo q ha debido sufrir Teresa, en sus hijos ( al menor no le conocí, pero si a Manel el mayor, de niño ). Conocí a teresa hace años, cuando estudiabamos en la facultad, el devenir de la vida, te aleja, y siempre piensas q te reencontraras, desde luego, no esperaba q como hoy, al descubrir la esquela de su fallecimiento.
    Un hasta siempre Teresa.

     
  3. jose maria

    09/12/2012 at 20:23

    Aunque nos has dejado, sin tu quererlo, te seguimos recordando y amando como antes. Siempre estaras en mi pensamiento Teresa

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: