RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2011

La noche que me quieras

Es difícil medir el valor de la vida de una persona. Para unos se mide por los seres que deja atrás. Para otros, se mide por la fe. Para otros, la vida es un tránsito, y carece de significado alguno. Y Para otros, por el amor. Moriremos, de eso no hay duda. Y posiblemente lo hagamos con los ojos cerrados pero aquellos que hayan amado, aún habiendo perdido, lo harán con el corazón bien abierto. Y ante la puerta solitaria, las derrotas dulces dejarán de ser amargas.

Un breve relato de Eva Morales (Calafell, Tarragona) que nos vuelve a hablar del amor. Un mujer, un color, campanas que repican amor, amor de una noche, una noche eterna. Clica sobre la imagen para escuchar la música de este breve y bello relato.

Se vestirá de fiesta con su mejor color,

al viento las campanas dirán que ya eres mía,

y locas las fontanas se contarán su amor,

la noche que me quieras.

Epílogo

Unos dirán que la felicidad es tener dinero, otros, tener una simple cerveza en la nevera, o ropa nueva en el armario y habrá también quien diga que la felicidad es poseer una excelente carrera laboral, o…

Hay quién opinan que viajar y conocer mundo es la felicidad. Y en eso estoy.

Pero para mí ser féliz es ser persona, es tener vida, tener la familia reunida, es vivir, soñar, llorar, sonreir… simplemente vivir rodeado de amor, de amistad; es el calor del ese abrazo; es la amistad de ese amigo que, pese a estar lejos, sabes que puedes contar con él, y que puedes coger el teléfono y llamarlo porque siempre te contestará.

Es despertar a las cinco de la mañana y ver que a tu lado está la persona que tanto amas, es dar una vuelta por tu casa y ver a tus hijos como sueñan con alcanzarla.

Es tener tu hogar, es la sencillez de una comida, es la sencillez de un desayuno con la familia, una dulce melodía que despierta tu corazón.

Es disfrutar de ese sol, de ese frio, de esa lluvia o de ese temporal de viento, simplemente disfrutar del momento.

Ser feliz es hacer de tu propia vida, una gran aventura, una locura y un enorme placer.

Pero, lo más importante de todo es que la verdadera felicidad consiste en tus propios actos, en no arrepentirse de nada porque lo tienes todo, en no hacer daño para no recibirlo, en ser uno mismo y disfrutar con ello.

Yo estoy buscándola y creo … que la he encontrado.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Pasa un tren…

Había una vez, en un lejano reino, no uno, sino dos reyes. Uno que no sabía lo que tenía, el otro condenado a recordar lo que había perdido. Y había un gigante intrépido y un duende al que le gustaba jugar a su sombra. El brillo de la luna iluminaba sus ojos. Había incluso un mago que sabía cuál era la mejor manera para amansar fieras salvajes. Y el encantador con su flauta. Y un bello principe y una bella princesa que no sabían que sus destinos estaban llamados a cruzarse. Y había también otros en aquel remoto lugar semejante al lugar que conociste de niño, donde se contaban y escribían cuentos y leyendas. Pasa un tren y debes cogerlo. El destino no puede hallarte dos veces.

Un relato que habla de la felicidad, del destino, de las oportunidades que la vida nos da y nos quita. Un relato que nace del alma, solo así se pueden escribir bellas letras, aunque nos duelan. Tengo alma y lo sé porque me duele.

Por Maricarmen Sainz Miguélez (Pamplona). Música, fragmento álgido del concierto de Aranjuez.

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante. A veces no hay próxima vez, no hay segundas oportunidades. A veces es ahora o nunca.

Nacimos para ser felices, no para ser perfectos… Y siempre habrá un amanecer, la  parte más bonita del día por que es cuando te dice: ¡ei, levanta!, te regalo otra oportunidad de vivir y comenzar nuevamente…

Los días buenos te dan FELICIDAD.

Los días malos te dan EXPERIENCIA.

Los intentos te mantienen FUERTE,

Las pruebas te mantienen HUMANO.

Las caídas te mantienen HUMILDE pero solo TÚ te mantienes de Pie…!!!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cuento de Navidad. El sueño de creer en la magia de nuestros corazones. I capítulo

Los cuentos no conocen de estaciones, ni de épocas ni de horas. Tanto da que sea verano o invierno, que sea día o noche, las tres de la tarde o las tres de la madrugada. Así con los cuento: un maravilloso refugio de pasiones y emociones, de deseos y esperanzas, de almas y corazones. He aquí un cuento de Navidad, “El sueño de creer en la magia de nuestros corazones”, de David Creus (Mollet del Vallès). ¿ Por qué no soñar con la Navidad en el paso del verano al otoño?.

Cuento con música. Moonlight Sonata. Clica sobre la imagen del autor.

 

 

 

 

 

 

 

 

EL SUEÑO DE CREER EN LA MAGIA DE NUESTRO CORAZONES

Preámbulo

Era Navidad, fechas entrañables, donde las emociones toman protagonismo, para bien o para mal. Días de reencuentros familiares, de regalos, de esfuerzos económicos y luchas sin cuartel para comprender a los seres humanos más oscuros y miedosos. En algunos casos no se olvida la tristeza por los recuerdos de quien echas de menos por su pérdida o por su lejanía.

El cuento

Entre en el bar de Montse como cada mañana. Pronto noté en su interior la Navidad: sus paredes verdes tomaban el colorido de luces parpadeantes, rodeándose de una gran estrella rodeada por la inseparable bandera catalana que identificaba a Montse entre su clientela, como una enamorada de su lengua y su tierra, aunque sin fanatismos ni ideologías separatistas algunas.

Aquella mañana, el tema de conversación no podía ser otro que la Navidad, año tras año, en estas fechas, solo parecía existir el mismo asunto.

En una mesa, a la izquierda del bar, se encontraba la mesa de sabios, como yo les llamaba. Siempre sentados en las mismas sillas, casi en las mismas posiciones, mientras arreglaban el mundo: el señor Juan y el señor José; entre los dos
sumaban mas de un siglo de vida y vivencias de las cuales disfrutábamos los
clientes.

Indignados, comentaban el lado consumista de las Navidades. Sus nietos eran diana de sus críticas, culpando de ello a padres, profesores y a la sociedad de los valores que estaban insertando en sus mentes.

Montse, con su deseo de ser contradictoria con el mundo, defendia una Navidad que nacía de las emociones y el corazón, entendiendo el consumismo como una forma social esencial para sobrevivir en este mundo llamado avanzado.

Yo, convencido de que no se les convencería, repasé con la mirada la decoración del bar y anclé la mirada en la estrella, silenciado mi parecer sobre la Navidad.

Entendía aquella conversación como generacional, y de difícil acuerdo entre unos y otros. Aquella mañana, no me sentía con fuerzas para dialogar con nadie. Sólo deseaba escucharme a mí mismo, quizás leer el periódico, y terminar así el día.

Para mí, la Navidad hacía años que no era alegría; no conseguía ver en ella más que tristeza, unida a la soledad que toda separación matrimonial obliga por unos hijos que echamos mucho de menos.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nosotros

El otoño anuncia desde hoy su avance en lenta opulencia y, poco a poco, se llevará la última brizna del aire cálido de la media tarde del verano. Lo que no se llevará será la calidez de nuestro espíritu, una calidez que anida en nuestros corazones, unos cuantos rotos, otros sanando y algunos, por el momento, intactos. Así es y así se presenta Marisol Marichalar, un corazón que palpita, un amor nuevo, quizás imposible, un corazón que espera y también llora. ¡Es el amor!, nuestro destino inevitable, quizás fatal, pero amor al fin y al cabo. Más vale haber amado y perdido que nunca haber amado… Music from Andre Rieu (Love Theme From Romeo & Juliet) 

Amanecía y el sol dejaba pasar un rayo a través de la rendija. Me desperté y agradecí estar viva otro día más… alguien vendría pronto a rescatarme.

Nuestras miradas cruzadas,

nuestro corazón palpitando,

nosotros separados,

este amor nuevo,

este amor imposible,

este amor anhelado,

este amor separado.

Soledad de mi lágrima llorada,

en la oquedad del corazón inerte,

que de tanto esperar no espera nada.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Oxímoron

Irremediablemente bohemia se presenta Flor Mandeb con este relato, Oxímoron, también conocido en latín con la expresión contradictio in terminis.

Flor Mandeb, desde Plottier (Neuquén, Argentina) armoniza conceptos opuestos en una sola expresión para formar nuevos conceptos. En sí, el oxímoron es un absurdo, como la vida misma, y la autora nos propone una búsqueda de lo metafórico y en el que, quizás, cada uno de nosotros y nosotras nos veamos reflejados, incluso sientiendo que siendo la misma persona somos dos distintas o siendo múltiples individuos sólo somos uno. Flor ha aunado misticismo y amor para trascender de las antinomias mundanas. Un cuento breve para un instante eterno. Relato con música, More Than This

De nuevo fingí no conocerlo. Y de nuevo lo describí como si lo descubriera.

Su mirada, que comenzaba más atrás que sus pupilas, y penetraba mi pecho sin tocarlo como una herida mortal. Una daga cubierta de fuego helado rompía las costillas y atravesaba el músculo marchito, lo florecía de nuevo y lo ponía en marcha. Está vez más vivo, más rojo. Se desangraba en cada latido y volvía a bombear, más fuerte, cada vez más grande.

Su caminar. Rompiendo las baldosas, haciendo temblar el endeble piso. A cada paso dolían más los talones, las piernas se debilitaban y las rodillas se quebraban indefensas, inútiles.

Yo caía un poco cada vez.

Y cuando mi cuerpo estuvo por tocar el piso, sentí su brazo en mi espalda, su mano en mi cintura y mi mano derecha extendida, a la altura del hombro. Mis pies, sangrantes, seguían los suyos al ritmo del dos por cuatro. Sentí su respiración en mi cuello, en su espalda caía aquel negro mar que tanto tiempo había albergado mi alma. Me movía frenética, inconsciente. Mi torso se quebraba como el juncal y él de un violento zarpazo lo volvía a pegar al suyo.

Entonces lo volví a sentir. Y lo volví a describir como si recién lo descubriera.

La piel se abría por completo en ese ardor que parecía inacabable. Inhumano. Volcánico. Y al tiempo esa piel se secaba sin piedad, sin perdón, por lo que todavía no había perdido. Las bocas se derretían, se fundían y se unían, sin escuchar al pecho que gritaba mudo. Gritaba por aire mientras provocaba un huracán.

Yo le gritaba desesperada que me deje. O quizá le susurraba dulcemente que jamás me abandone.

No quería caer en amargo sueño. Me resistí todo lo que pude, pero su mano acariciaba mi pelo, lo recorría y trazaba mapas en él, convirtiendo las pestañas en plomo, convirtiendo mi carne en pluma.

Cuando desperté busqué el dibujo. Era una gran lágrima conmigo, de espaldas, dentro. El primero que hacía en color. Colores opacos, tristes y melancólicos, más sombríos incluso que los mismísimos grises de la nube que anuncia tormenta.

Abajo firmaba:

Volví y me fui. Y volveré para irme.

Recordé lo que siempre decía:

-Los hombres ilusos seguimos queriendo creer que el amor es eterno, que fluye como los ríos. Pero ahoga aún sin quererlo, caudaloso y asesino.

Entonces, las lágrimas no cayeron. Me metí a cualquier bar, pedí algo fuerte, prendí un armado y fingí que lo había olvidado.

Volví a ensuciar mi cuerpo con pasión vendida, que me hacía sentir quizá menos infeliz, quizá más desdichada que nunca. Quizá muerta nuevamente.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Por qué no…?

Dicen que la ignorancia es temporal mientras que la estupidez es para siempre y que el sentido común es el menos común de los sentidos. Partiendo de estas premisas, que se han apoderado de gran parte de la raza humana, daría todo lo que sé por saber la mitad de lo que ignoro. Y en ese camino de búsqueda de la verdad, en el que siempre corro el riesgo de encontrarla, al final, en muchas ocasiones, sólo encuentro una conclusión, triste pero certera: “hay gente tan pobre que sólo tiene dinero”.

Valga esta introducción un tanto apocalíptica de lo que somos para presentar esta acertada, actual y afilada reflexión de Joaquín Moreno, de Madrid. Cuántas veces hemos oído, que no escuchado, las mismas preguntas; cuántas veces nos habremos planteado las mismas preguntas y hemos continuado caminando. Vale la pena, a mi juicio, detenerse unos instantes en estas sencillas palabras para descubrir un mundo de miseria, una miseria de espíritu.

Relato con música. Nos sobran los motivos…

¿Por qué mostrar esas imágenes horripilantes en paquetes de cigarrillos ?. ¿Por qué no fotos de niños hambrientos en envases de McDonald ?. ¿Por qué no animales torturados en productos cosméticos ?. ¿Por qué no poner fotos de las víctimas de conductores ebrios, en botellas de cerveza y vino ?. ¿Por qué no fotos de políticos deshonestos, ladrones disfrutando de nuestro dinero, en declaraciones de impuestos ? Aunque el 100% de ustedes estarán de acuerdo, apuesto a que el 99% no lo comparte…y así nos va.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Seis razones

Todo el mundo tiene un punto de apoyo, una última línea de defensa contra la mutilación y el dolor de este mundo. El problema de los puntos de apoyo es que llegas a depender de ellos, da igual si los has utilizado intencionadamente o no. La persona que ejerce de apoyo ha de pensar en sus propias necesidades y, aunque no quieras que se marche, no significa que no deba seguir su camino y tú, el tuyo. Sonia Galdeano, de Gijón, y Mayca Saavedra, de Barcelona, saben algo al respecto.

Dos imágenes, dos melodías. Una vida repleta, tuya.

No vivas dando tantas explicaciones. Tus amigos no las necesitan, tus enemigos no las creen y los estúpidos no las entienden. Eres dueño de tu vida, y tienes derecho a decidir por ti: qué hacer y qué decir, en el momento que quieras. Si te equivocas, aprenderás de esa “mala” experiencia… Si te sale bien, le sacarás provecho y lo disfrutarás.  Lo importante es que nunca dejes de ser tú mismo por conformar a los demás. Tu vida es única y solo tuya, disfrútala a tu manera. 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: