RSS

Archivos diarios: 23/10/2011

Llámame soledad

Prógolo (Goyo M.)

Me quedo solo, en soledad. Y la soledad, se llevará la soledad. Y, en soledad, acuden a mi mente imágenes de ti y de mí. Son tan intensas y reales que me hacen sufrir. No sé cómo consigo soportar la situación. Y me llama la tentación de descender a los infiernos del alcohol, la soledad y la desesperación. Solo escucho música callada, soledad sonora. ¡Rescátame!, soledad impuesta, soledad querida. Paséo sólo entre tentaciones. Amor mío, si pasara un solo día contigo te leería poemas, miraría tu rostro… Y en el mundo no habría nadie más, soledad.

Una preciosa composición de Alma Ballesteros (Murcia). Clica sobre la imagen para sentir, soledad, estúpida soledad, maravillosa soledad.

Solamente, a solas…

Con los pies descalzos de mariposas,

de colores de mar, de sol preñado,

Con las manos llenas de añoranzas…

Así me quedo, así quiero quedarme, en la soledad,

del día y de la noche…

solapando mi alma con cicatrices.

Solamente, a solas… así me siento, así quiere sentirme

Despojando mi cuerpo de llantos y lamentos,

vistiéndolo en el amanecer del día,

con la luz plateada de la luna que llenó

un firmamente de estrellas agazapadas.

Solamente quiero ser…

un trébol de cuatro hojas.

En mi espacio,

la cascada de agua

para tu sed temprana;

alhomada en la siesta,

letanía de versos,

pergamino de letras,

sin amores,

ser la desnudez del milagro,

en tu piel desnuda de relatos.

Solamente, a solas,

aquí me encuentro, aquí me quiero encontrar..

con los cuatro puntos cardinales de mi tiempo…

!Desencajaos los cuatro, revolviendo mi alma!

!Imantad mi clama, aun amor desvariado!

Solamente, a solas…

Así, me siento, así me quiero sentir;

Dialogando contigo,

señora de pensamientos encharcados,

de costurones en el costado de Dios.

La soledad me acompaña,

las manos, sarmientos de vides,

marchitadas.

Las uvas de mi vid

mosto en otoño.

Las pámpanas son mis caderas.

Solamente soy la soledad;

En vida… remanso de ilusiones ahuyentadas.

La bruma de un te quiero,

entretu boca y la mía…

La soledad me dice…

Sé conmigo…

La libélula del tiempo,

iridiscente reloj de mis horas,

sé la certeza del ser,

lo contencioso en mi alcoba.

Préñame de palabras.

No quiero volver a ser la soledad,

la soledad sonora…

Quiero que seas, alma mía.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: