RSS

Perdona, ¡es Navidad!

17 Dic

Cada vez, con mayor asiduidad, oigo voces que recelan de la Navidad, incluso hay quienes la detestan. Sin embargo, quiero creer, -creer es poder, poder es querer-, que estas fechas que se aproximan aún conservan la magia del tiempo, un tiempo casi olvidado, donde el silencio evoca pallozas de paja, estructuras con chimeneas humeantes, techos de pizarra; donde el silencio huele a leña mojada, y donde el silencio de las tardes suena a esquilas y cantos de grillos.

Es la Navidad, tal vez, como el cuento del lejano reino donde había, no uno, sino dos reyes: uno que no sabía lo que tenía, el otro condenado a recordar lo que había perdido. Y donde había un gigante intrépido y un duende al que le gustaba jugar a su sombra. Había incluso un encantador con su flauta y un mago que sabía cual era la mejor manera para amansar fieras salvajes. Y un bello principe y una bella princesa que no sabían que sus destinos estaban llamados a cruzarse. Y había también otros seres en aquel remoto reino semejante al lugar que conocimos de niños, donde se contaban y escribían cuentos y leyendas.

Es posible que, como la Navidad, nunca vuelva a pronunciarse el verdadero nombre de ese reino, y que la memoria y el tiempo casi lo hayan olvidado, puesto que todas sus encantadoras criaturas sólo lo llamaban hogar, y donde el brillo de la luna siempre iluminaba los ojos de sus habitantes.

Un relato de la sensible pluma de Antonio Vallejo, de Mollet del Vallès (Barcelona)

Navidad,

tiempo de encuentros deseados

y no de olvidos que te anulan.

Navidad,

tiempo de miradas amadas

y no de muros infranqueables.

Navidad,

tiempo de palabras que reconfortan

y no de silencios que te hieren.

Navidad,

tiempo de deseos que renacen

y no de sueños que se rompen.

Navidad,

tiempo de esperanzas que perviven

y no de ilusiones marchitas.

Navidad,

tiempo de comprensión

tiempo de perdón.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una respuesta a “Perdona, ¡es Navidad!

  1. David Creus

    18/12/2011 at 20:42

    Es realmente maravilloso.
    La Navidad como cualquier sentimiento que nos acerca a nuestra anyoranza, solo uno mismo puede abrir la caja de la magia que todos escondemos en nuestro corazon.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: