RSS

Archivos Mensuales: febrero 2012

“Fortirer in re, suaviter in modo”

Fortirer in re, suaviter in modo (fuerte en el fondo, suave en la forma). Hay situaciones que no merecen mayores explicaciones. Relato núm. 100 del Café Romantic. Una composición poética del Café Romantic (Goyo Martínez), a partir de una idea original de M. Carmen Escriña (Madrid) y un momento eterno de inspiración de Alma Ballesteros (Murcia).

 

Aunque la distancia nos separe, 

[ tú estás aquí ]

y puedo sentir tus caricias

Aunque te vayas lejos

[ sigues aquí ]

y puedo escuchar tus palabras

Aún en la distancia,

[ cierro los ojos y te veo  ] 

y tengo largas conversaciones

y veo que me sonríes

y te siento tanto.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El quiosco / No es país para emprendedores

Mi amigo Xavier Cruzado, director, entre otros, de excelentes cortometrajes como “Ficción Real”, para el cual se prestaron desinteresadamente actores de la talla de Roger Pera, Mariam Aguilera y Xavier Serrat (y en cuyo proyecto, – original de Alfonso Carrasco, que fue primer premio del Concurso de Guiones de La Vanguardia-, tuve la oportunidad de participar), ha proyectado otro corto, “El límite”.

Para ello, solicitó el permiso de Renfe pues había escenas que se desarrollaban en la red de cercanías. Es una historia de ficción cuyo guión no pretende situar a la compañía en el ojo de la crítica. Tampoco su final significa (en la ficción) el final de Renfe. Sin embargo, la compañía que día sí, día también, nos desespera contínuamente, le ha denegado el permiso con argumentos que podríamos calificar de “peregrinos”. Le respondieron:

“Lamento comunicarte que una vez observado con detalle el guión no podemos tramitar esta autorización. Por motivos de seguridad vincular el servicio de Renfe con acciones que insinúen, sugieran o se asocien con infracciones o incumplimientos hacia el servicio no es oportuno, a pesar que tal y como sucede en tu guión, finalmente no se produzca. Un saludo”.

Xavier Cruzado no es (tampoco le hace falta serlo) Almodóvar, ni Amenábar, Ni Bardem, ni Bigas Lunas… (con todos mis respetos hacia ellos). Xavier Cruzado sólo quiere crear. Crear arte. Contar historias, ficciones tan reales como la vida misma. Pero, he aquí que España, una potencia mundial en “contradicciones” (que no en economía, cultura…), no es país para emprendedores porque, muchas veces, demasiadas, las ideas de quienes pretenden fomentar la cultura, en este caso a través del cine, y en las que radica la sabiduría popular, la más rica, no encajan en las mentes unidireccionales de quienes detectan el poder.

Desde aquí mi apoyo incondicional a Xavier Cruzado y a todos aquellos que crean, que imaginan, que sueñan, que tienen algo que contar y que sólo encuentran piedras en el camino del tamaño de la estupidez humana.

Reproduzco aquí la respuesta de X. Cruzado a la negativa de Renfe a su petición. Y no hacen falta más palabras. La obviedad es tan obvia que por ser tan obvia, obviamente olvidamos.

Apreciada srta…

Atendiendo su respuesta sobre la denegación de autorización para el rodaje del cortometraje “El Límite” en sus instalaciones, lamentamos profundamente su resolución, pues como bien ha indicado, la historia (no basada en hechos reales), aunque “juega” con la insinuación e intenciones de su protagonista, nunca lleva las lleva a término y como bien acaba, se entrega a la policia para dar cuenta de sus acciones.

No obstante, cabe recordar que no hace mucho tiempo, se llevó a rodaje la historia del atentado terrorista más sangriento que ha sufrido la sociedad española, perpetrado por islamistas radicales afincados en España. Fué precisamente la red de ferrocarril de cercanías, en una de las estaciones más concurridas de la capital, donde se llevó a cabo esta acción tan brutal, con el triste resultado ya conocido.

En mi humilde opinión como persona y profesional, creo que una TV movie tan conocida como el “11 M”, y vista por millones de ciudadanos, siempre quedará en la imagen y recuerdos de todos nosotros, y no por ello dejaremos de usar las redes públicas de transporte para seguir con nuestras vidas. En cambio, un humilde cortometraje de muy bajo presupuesto y que con un poco de suerte podrá verse en algunos festivales nacionales e internacionales, me permite mostrar una duda razonable en cuanto al impacto visual e imaginario que puede crear en sus espectadores.

Es por ello, que desde el total respeto y acato de su resolución, creo injusto que mientras se dé permiso a una gran productora para el rodaje de un episodio tan sangriento como un atentado terrorista en la red de cercanías (con los traumas y recelos que ello conlleva), por otra parte y alegando que pueda sugerir o se asocie con infracciones o incumplimientos hacia el servicio, considerando que no es oportuno, se deniegue el permiso a un humilde equipo de rodaje para filmar un cortometraje de bajo presupuesto. Ello conlleva a lamentar que por una parte se apoye a las grandes productoras y cadenas de televisión y por otra no se apoye al ya maltratado cine independiente que intentamos llevar a cabo muchos profesionales del sector.

No obstante, le agradezco su gestión y espero tener oportunidad de encontrar otras formas de colaboración en un futuro.

Atentamente, Xavier Cruzado

Productor & Director de “El Límite

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El quiosco / El petit arqueòleg (El pequeño arqueólogo)

Entre tanta miseria mundana, entre tanta agitación social, entre tanta crisis cultural, económica, social, etc. Cuando uno piensa que todo está perdido, surgen iniciativas que te abren los ojos con chiribitas de esperanza e ilusión. ¡Inquietud!, esa es la palabra. Ese denostado concepto que asociamos a la ansiedad pero que, en realidad, es – y debe ser- un interés y una curiosidad intelectual. Que se prodigue entre los adultos debe ser una constante para dar ejemplo. Y que se prodigue entre los niños, es digno de aplauso y reconocimiento. Pocas veces, muy pocas, hallaremos una inquietud precoz y digna en un niño de 11 años que, en los tiempos que corren, sabe lo que quiere, cómo lo quiere y, además, nos lo cuenta.

Toda mi más sincera consideración hacia Joan Esteve Canals, de 11 años, de Mollet del Vallès, por su blog “El petit arqueòleg” (el pequeño arqueólogo). Todos, y yo el primero, deberíamos tomar nota de esta inquietud.

Nos explica cosas que, posiblemente, nos hemos preguntado pero que nunca nos hemos parado a leer y pensar. ¿Viene el hombre del mono?. ¿Cómo son los depredadores?. ¿Cómo era la comunicación de los seres prehistóricos?.

Yo, de mayor, quiero ser un “pequeño arqueólogo”.

Visitadlo: http://elpetitarqueoleg.wordpress.com/

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El quiosco / No es país para mediocres

Un nuevo y acertado apunte de la periodista Mercè Roura (con música, por supuesto)

La cifras ya no sorprenden, aturden. Nos dejan en ese estado en el que deben de quedar los animales justo antes de entrar en el matadero. Somos masa, masa triste que espera en fila su destino intentado que no se le note en la cara, por lo suyos, por los más pequeños que te miran y te cuentan sus historias y sueños.

Y fingir que las cosas se van a arreglar un día y otro, y otro, hasta mil y tres mil agota las reservas de entusiasmo. Te deja tan vacío que sientes tu propio eco, te aniquila, te da la vuelta como a un calamar.

Y lo más duro es que a pesar de todo, hay que continuar.

Este no es un país para los que tiran la toalla, es para los que la recogen. Aunque oírlo, ahora, nos inunde de una sensación de asco intensa… ¿la notáis? Yo también la noto, pero hay que ignorarla y seguir.

No es país para cansados, aunque estemos tan exhaustos de tragar cumbres europeas y primas de riesgo que sólo con encender el televisor nos aparezca la nausea.

No es país para tristes, a pesar de que mirando las caras en el transporte público a menudo tengamos que desviar la vista al paisaje para encontrar un atisbo de entusiasmo.

No es país para cobardes, sencillamente porque no lo somos, porque aún viendo el desolador panorama dibujado desde hace meses y meses sobre nuestros presentes y futuros, nos levantamos cada día para seguir intentándolo.

Y sobre todo, no es un país para mediocres e ineptos, ni para arrimados, ni para corruptos, ni para todos aquellos sean más pobres o más ricos que no respeten o quieren poner obstáculos y barreras. No es país para los que nos toman el pelo.

Es un país para luchadores e ingeniosos, para líderes, pequeños y grandes. Es país para los que reclaman justicia, para los que opinan, para los que quieren construir aunque sea con palabras algo nuevo.

Es país para los que ya no tienen alternativas y plantan cara. Para los que se levantan cada día con ganas de salir de este hoyo inmenso repleto de angustia, pánico y una substancia sucia, pringosa y asqueante llamada crisis, que todo lo inunda.

Es nuestro.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18/02/2012 en el quiosco

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

A ti (y lo digo todo)

El valor de las cosas no está en el tiempo que duren, sino en la intensidad con que sucedan. Por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables. Incluso en Facebook. Es así de sencillo aunque nos empeñamos en complicarlo todo.

Un relato de Cristina Jiménez-Buil (Madrid)

Relato con música

 

A ti, que sin saber quien era un buen dìa decidiste añadirme en tu lista de contactos…

A ti, que sabes que tengo defectos y errores…

A ti, que sin importarte quién soy, cómo soy ni de dónde vengo, me abriste tu corazón y me brindaste lo mas preciado que un ser humano pueda dar, “su amistad”…

A ti, que sin saber si estoy triste o feliz, me envias tus mensajes, los cuales muchas veces me hacen sonreír en momentos en los que quiero llorar…

A ti, que me llamas “amiga”, que me envías etiquetas, imágenes, besos, abrazos y mensajes…

A ti, quiero decirte “gracias”; gracias por estar en mi vida.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La madre que no publicaba sus silencios

Hay un día trágico en la vida de un niño cuando descubre que los padres pueden morir. El pensamiento le rondó durante meses a la hora de dormir y hubo momentos en que, por no poder soportar la idea, lloró sin consuelo. Entonces los padres le prometieron algo que no estaba en sus manos, que no dependía de su voluntad: morirían de viejos, muy viejos, y le acompañarían casi durante toda su vida. En la mente del niño la idea maduró como maduran los dientes: todo tiene un final. Cerró los ojos y se vio niño, cuando sus padres le explicaron recuerdos de hacía 30 años. Dice el sabio refranero popular: Dios no podía estar en todas partes a la vez. Por eso creó a las madres.

Un relato, con música, de La Sociedad de los Poetas Muertos, en homenaje al genial Walt Whitman, desde Valparaíso (Chile)

 

Su madre lo guardaba todo. Cuando hubo que enterrarla y vaciar la casa, empezaron a salir de los armarios y cajones muchos objetos, actas notariales de lo vivido por el hijo: patucos azules de punto, el cirio del bautizo, algún diente de leche, el reloj de la primera comunión, una agenda con los teléfonos de los primeros amigos, y alguna amiga, un caleidoscopio, la cartilla de la mili y muchas fotos: con su tía misionera, con el amigo en la noria, en la playa, con su padre, el primer coche. También aparecieron los libros de texto garabateados y los primeros problemas: un tren sale de la estación… y otro lo hace, el inevitable principio de Arquímedes, los verbos irregulares, los poemas de Espronceda. No faltaban los primeros dibujos a tinta china, geométricos, las fotos con los de la clase, la primera chica que le gustó, que no era su novia, era su amiga. Y algunos paisajes: caminos de lápiz marrón, bosques de difuminados verdes, el mar, siempre azul. Nunca había nubes grises y sí casitas con chimeneas, pájaros y una mujer que le miraba con los ojos de una madre.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Poema oculto

Érase una vez una persona que poseía la fuerza y el amor a la vida de quien conoce la fragilidad humana. Sabía que en cualquier momento todo lo que se ama, toda normalidad que se da por supuesta (hablar, pensar, comer, beber, cantar…) podía desaparecer de forma imprevista, súbita, incluso cruel. Y planteadas así las cosas, se dijo que la película no acaba hasta que no sale la palabra fin.

Un relato (con música) de María del Carmen Escriñá (Madrid)

 

Como las gotas
que se escurren
de mis dedos,
como la niebla
que todo lo oculta,
están mis sentimientos.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: