RSS

Música, por favor

18 Ene

El excelente Glenn H. Gould afirmó con una rotundidad lacónica: “el aislamiento es un componente indispensable de la felicidad humana”. Y, dicho esto, restituyó el silencio necesario para acceder al espacio de la música.

En las civilizaciones avanzadas como la que nos ha tocado vivir, está la nostalgia de la vida sencilla, alejada de las propuestas diabólicas de lo mundano. Cuando el cuerpo y el entendimiento se resienten de la constante fricción con el mundo, nos es indispensable recogernos en un refugio donde unas notas de música y la soledad nos compensan de las pérdidas que comportan vivir en comunidad.

Existe una necesidad de soledad con uno mismo, es un compromiso, entre muchas otras cosas para acceder a nosotros mismos.

Me lo dijo un día el viejo de la imprenta, mi querido viejo: a veces la realidad entra a escondidas y nos muerde el culo, y cuando el dique revienta solo te queda nadar. El mundo de los engaños es una jaula, solo podemos auto-engañarnos un tiempo determinado, nos cansamos, tenemos miedo. Negarlo no cambia la realidad, antes o después tenemos que dejar de lado las negociaciones y enfrentarnos al mundo cara a cara con todas nuestras armas; cuando el dique revienta te espera un océano enorme, ¿pero cómo logras no ahogarte?. 

Desde Baleares, una preciosa composición poético-musical de Catalina Cerdó (Ventafocs), que nos dice cómo acceder a nosotros mismos a través de la música. Y es que, a veces, hay cosas que no se pueden expresar ni siquiera con palabras… Música, en este caso más que nunca: “For the love of a princess…”

 

Música. Només la música pot rompre aquest silenci. Un silenci íntim i profund que, en la seva mudesa, no s’amaga res, ni de res. A vegades t’acarona, a vegades et rapinya, però tingues clar que només xerra de tu, i amb tu. 

Com un animalet entremaliat, únicament es deixa enamorar per la música, perquè només la música és capaç d’enamorar-lo. I mentre la música el sedueix, s’esbraveeix parsimoniosament. 

A vegades és ben bé una fera. Una fera silent, per descomptat. I és tant silenciosa que s’escola sigil·losament entre els teus pensaments sense ni tan sols adonar-te’n i et fa dubtar dels teus propis dubtes. T’immobilitza. Et detura. Entretén la raó i els sentiments, els somnis i la il·lusió. I, mentrestant, cercam altres culpables.

Beneïda música.

Música. Sólo la música puede romper este silencio. Un silencio íntimo y profundo que, en su mudez, no esconde nada, ni de nada. A veces te acaricia, a veces te rapiña, pero ten claro que sólo habla de ti, y contigo.

Como un animalito travieso, únicamente se deja enamorar por la música, porque sólo la música es capaz de enamorarlo. Y mientras la música le seduce, se amansa parsimoniosamente.

A veces es como una fiera. Una fiera silente, por supuesto. Y es tan silenciosa que fluye sigilosamente entre tus pensamientos sin ni siquiera darte cuenta y te hace dudar de tus propias dudas. Te inmoviliza. Te detiene. Entretiene la razón y los sentimientos, los sueños y la ilusión. Y, mientras, buscamos otros culpables.

Bendita música.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: