RSS

¿ Para qué sirven los años ?

31 Jul

¿ Existo como soy, y con eso basta ? ¿ Será cierto que me tomo a mí mismo demasiado en serio ? Dicen que el tiempo lo cura todo; si es así, ¿ deberían vender frascos de tiempo en las farmacias ? Me pregunto cuál es el día más importante de nuestra vida; ¿ será cierto que es aquél en que uno nace y averigua para qué ? ¿Cómo se mide la vida ? ¿ por las veces que respiramos, autómatas, o por los momentos que nos dejan sin aliento, vivos?… ¿Se puede estar en el mundo sin pensar en nada? o ¿ Pensar en ello quiere decir que no esté pensado en ello, o al hacerlo estoy pensando en todo a la vez o, quizás, en nada ?

 

Aquí me tienes, mi querido y joven amigo, camino de las siete montañas que abren las puertas a las angostas entradas donde las aguas se acumulan, compactan y recristilizan para purificarse de las impurezas de los hombres. Allí, desde unas de las colinas de la ciudad de la lluvia, preguntándose por qué llueve sobre mojado, aguarda el amigo Gaarder (Jostein), cincuenta preguntas en mano. Yo, le llevo otras cincuenta.

He recibido tu carta en la que me cuestionas cómo un viejo como yo llega a viejo. Y, yo te respondo con otra pregunta: ¿ quién te ha dicho que soy viejo ? Crees que debe ser muy jodido hacerse mayor sin querer. Crees que luchar para no ser viejo tiene que ser una putada porque es inevitable. Pero, ¿ y quién te ha dicho que he luchado para no ser viejo?, y siendo viejo, soy jodidamente joven. 

Te contaré una breve historia, tan breve que por siempre perdura en la memoria de quien la escucha y la hace suya porque, no lo olvides nunca, la fugacidad de un instante siempre genera una conciencia de eternidad. Y, a Dios pongo por testigo, que hace una eternidad de ello, y fue ayer mismo.

Es la breve historia de una mujer que hacía centenares de años que tenía veinticinco años -cien veces cinco veces cinco, decía ella-, que siempre estaba lista para dar lo mejor de sí en la aventura del mañana. Había decidido platearse algo nuevo cada día y no se contentaba con ello pues lo intentaba, aún siendo posiblemente imposible

– ¿ Y por qué lo intentas si es imposible ? – le pregunté yo.

– Para tener dulces sueños imaginando cómo lo lograré – respondió, soñando ya el sueño.

Maritza -así se llamaba la mujer-, había entrado en años con la fija idea en la cabeza de no volverse vieja. De eso, hace ya una eternidad. Mientras, yo, en aquella época, siendo ya viejo, me resistía a volverme viejo. Ella, había aceptado su edad. Yo, aún no.

– ¿ Qué significa aceptar la edad ? -cuestioné, curioso.

– ¡ No volverse viejo ! – sentenció Maritza, satisfaciendo mi curiosidad.

Hacía cien veces cinco veces cinco que la mujer no se quejaba de lo penoso de la vida terrenal. ¿ Para qué sirve una queja ?, me preguntaba yo para mis adentros.

– ¡ Para volverse viejo ! – contestó ella, leyendo mi pensamiento. ¿ Cómo demonios podía leer las entrañas de mi mente ? ¿ Cómo demonios puedo leer tu mente ?, mi querido y joven amigo.

Llegué a pensar que Maritza no era de este mundo, al menos el mundo que nosotros conocemos o nos han hecho conocer.

– Ser joven, mi querido viejo, no es sólo una etapa en el ciclo de vida de las personas…

– ¿ Quién eres? – le pregunté a aquella ingrávida mujer.

– Soy una postura libre de tiempos y edades… Soy joven y vieja, entrada en años hace una eternidad, ayer mismo.

En aquel momento comprendí que ser joven o mayor no es lo decisivo. Lo que realmente cuenta es lo que hacemos con nuestra vida. ¿Vivimos como pensamos o pensamos como vivimos ? O, ¿será cierto que nos tomamos demasiado en serio a nosotros mismos ? Se lo preguntaré a nuestro querido señor Gaarder quien, por cierto, un día le preguntó a un niño si  alguna vez dejaba de llover en la ciudad de la lluvia y el niño, que tenía pinta de viejo, le respondió: ¡ no lo sé, aún tengo doce años!

Maritza esperaba mi última pregunta, incluso antes de que yo la formulará en mi mente.

– ¿ Y la muerte ?

– La muerte, mi querido viejo, es algo que me sienta fatal y procuro evitarla… – replicó, sabia y savia.

¡ Cierto, querida Maritza!, pensé para mis adentros: mientras nosotros somos la muerte no es, y cuando la muerte es, nosotros ya no somos… al menos, de esta vida terrenal. Quizás, sí de otra forma de existencia que, a su vez, significa vida.

¡ Cierto, querido viejo ! El Café Romantic presenta un relato inspirado en los pensamientos de Maritza Rivas, cuya vida imagino como el flamenco que siempre demanda elegancia en los brazos, tronío en los tacones y pasión en el alma. Seguiriyas y alegrías, cantes agónicos y jaraneros que, como la vida, se anuncian en bautizos, se prolongan en primeras comuniones, se fermentan en bodas de cuatro lunas, se asientan en fiestas sin motivo aparente, y no se apagan ni siquiera con el funeral del viejo.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una respuesta a “¿ Para qué sirven los años ?

  1. Maritza Rivas

    31/07/2013 at 19:18

    Donde nacen las palabras,esas que dicen mas que las letras de que estan formadas? De donde vienen…acaso de pensamientos guardados, de suspiros vueltos a vivir o del aire de las calles por donde pasan, andan y caminan tantos de los tantos que hacen mundo a veces sin vivir?Sera que se conocen ellas antes de ser bautizadas con tinta en papel o en pantalla como es usual estos dias? Sera que establecen acuerdos, contratos y compromisos no tanto con el que escribe sino con aquel que las lee? Sera….?????
    Benditas todas las letras…Bendita cada palabra que hace de cada mundo personal una invitacion al mundo gigante y universal que esta a la espera de quien la acepte,,,,

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: