RSS

Archivo de la etiqueta: ahora

El fantasma

Aunque no lo sepamos ver, incluso aunque no lo queramos admitir, en muchas ocasiones, entre nuestras tareas, debe figurar la de desenmascarar a los monstruos de un pasado aún vivo y de un presente acuciante, el que vivimos día a día en sociedad, y que nos acosa y nos acorrala porque somos individuos impotentes ante las todopoderosas fuerzas del mal. Y, como decía Charles Baudelaire, “la mejor treta del diablo es convencernos de que no existe”.

Un relato con música sin descuento alguno en su propuesta de Patricia Bustelo, desde Buenos Aires (Argentina).

El fantasma es la pérdida.

Hace un mes le tenía miedo. Ese miedo real que te provoca sudor frío y llanto en medio de la calle. Ahora no.

El fantasma recorre mi casa, entra en la cocina, después sale al balcón. Yo leo, me ducho, duermo, hablo por teléfono. El fantasma es la pérdida.

Si le hablo, lo hago importante. Por eso lo ignoro.

Sospecho que se nutre de mis preguntas. No puedo evitar hacérmelas.

En las mañanas me mira lánguido desayunar. Esa cara angulosa, huesuda de fantasma.

Esas manos sin carne. Ese perder el tiempo de fantasma. Lo ignoro con todas mis fuerzas.

Una tarde regreso a mi casa después de comprar flores y lo veo leyendo mi novela preferida.

Me enoja profundamente esa falta de respeto. Le toleré todo pero eso no.

Entonces le grito, lo miro fijo, le ordeno que se vaya. Ofendido se levanta y se tira por el balcón. Corro detrás de él y me asomo. Me inclino porque no lo veo, me inclino más y me caigo.

 

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Pasa un tren…

Había una vez, en un lejano reino, no uno, sino dos reyes. Uno que no sabía lo que tenía, el otro condenado a recordar lo que había perdido. Y había un gigante intrépido y un duende al que le gustaba jugar a su sombra. El brillo de la luna iluminaba sus ojos. Había incluso un mago que sabía cuál era la mejor manera para amansar fieras salvajes. Y el encantador con su flauta. Y un bello principe y una bella princesa que no sabían que sus destinos estaban llamados a cruzarse. Y había también otros en aquel remoto lugar semejante al lugar que conociste de niño, donde se contaban y escribían cuentos y leyendas. Pasa un tren y debes cogerlo. El destino no puede hallarte dos veces.

Un relato que habla de la felicidad, del destino, de las oportunidades que la vida nos da y nos quita. Un relato que nace del alma, solo así se pueden escribir bellas letras, aunque nos duelan. Tengo alma y lo sé porque me duele.

Por Maricarmen Sainz Miguélez (Pamplona). Música, fragmento álgido del concierto de Aranjuez.

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante. A veces no hay próxima vez, no hay segundas oportunidades. A veces es ahora o nunca.

Nacimos para ser felices, no para ser perfectos… Y siempre habrá un amanecer, la  parte más bonita del día por que es cuando te dice: ¡ei, levanta!, te regalo otra oportunidad de vivir y comenzar nuevamente…

Los días buenos te dan FELICIDAD.

Los días malos te dan EXPERIENCIA.

Los intentos te mantienen FUERTE,

Las pruebas te mantienen HUMANO.

Las caídas te mantienen HUMILDE pero solo TÚ te mantienes de Pie…!!!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Aquí y ahora

Bajo la mirada estimulante de un sol más alto, portador de renovada luz, y de días hermosos, no huyo. Ahora, en la ciudad, luminosos fragmentos de cielo se cuelan en los edificios a través de patios, balcones, terrazas, huertos sencillos o jardines urbanos. Son pequeños paréntesis en los que el tiempo se detienen, la vida desconecta por un instante de la terca rutina, y un manto de luz dorada y de bullicio lo cubre todo invitando a una saludable desgana en las horas de ocio.

A veces nos empeñamos en escapar lejos para vivir momentos especiales, sin fijarnos en que casi siempre éstos nos esperan a la vuelta de la esquina. Y aquí y ahora irrumpe Chelo Romero con un breve relato que nos dice que no corramos, que no huyamos. Ella sólo quiere el ser especial que eres. Aquí y ahora.

– ¿Adónde vamos?.

– A ninguna parte.

– Suena bien.

Y Chelo también pone la música, un cielo, aquí y ahora

¿Correr? Corren los que huyen, los que aún no han sido paralizados por el dolor, los que tienen prisa para llegar a ningún lado. Yo quiero que superemos el tiempo y el espacio para tener un AQUÍ y un AHORA. No quiero compartir estancias, ni catorce de febrero, ni infinitivos, ni que te comportes como el hombre en el que te has convertido, sino, como el ser especial que eres.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: