RSS

Archivo de la etiqueta: autores

15.000 kilómetros, ¡amor!.

El viejo de la imprenta, el que siempre me habla, posee la fuerza y el amor a la vida de quien conoce la fragilidad humana y sabe que, en cualquier momento, todo lo que se ama y toda normalidad (hablar, pensar, comer, beber, cantar, amar, incluso berrear…) que se da por supuesta, puede desaparecer de forma imprevista, súbita, cruel.

-¿En qué piensas? -me pregunta el viejo de la imprenta.

-Le escribiré una carta.

-¿Y qué le dirás?

-Le diré todo lo que no le dije.

-¿Y cuáles son las cosas que nunca le dijiste?

-Estas son las cosas que nunca le dije: siempre te quise. Mi amor sigue vivo aún cuando te has ido. No te diría nunca adiós.

Este relato, en forma de poema libre, es un canto a la vida y al amor compuesto con retales de los pensamientos, momentos, emociones y sensaciones de La Dama Se Esconde Ruiz Mora (Murcia), Andrés Ruiz Fernández (Córdoba), Maite Arbonés (Lleida), Elizabeth Vargas (San Juan de Puerto Rico) -autora del fragmento ¿A qué llamas amor?-, Jordi Planes (Vilassar de Mar), Mila Miguélez (A Coruña) y María del Pino (Córdoba) -autora del fragmento del poema un beso en la mejilla, y es que sin quererlo…-. A todos ellos y ellas gracias por escribir, crear y compartir por y para nosotros y nosotras, pues sin ellos y ellas moriríamos un poco más. Y gracias a ellos y a ellas, el amor vuelve a correr por mis venas.

El título responde a la suma de distancias que existe entre Mollet del Vallès (Barcelona), Vilassar de Mar (Barcelona), Lleida, Murcia, Córdoba, A Coruña y San Juan de Puerto Rico, en un viaje de ida y vuelta, envolvente.

Hoy, con la música del Love Theme from Romeo and Juliet, extraordinariamente versionado por André Rieu.

 

Canto una canción sin llamar, sin llorar, sin saber;

una plaza gris, una nube, no sé.

Para el amor más olvidado cantaré.

Hoy siento profundamente que el amor de mi corazón vive y late dentro de tu corazón,

hoy siendo profundamente que la luz de tu alma vive y brilla dentro de mi alma. 

Quiero vivir con el corazón,

quiero vivir el ahora,

quiero poder sentir

y saber discernir lo que me hace feliz.

¡Mágica vida!

Insignificante me siento ante lo grandioso del amor,

ante la mágica atmósfera que lo recubre,

que me hace entregarle hasta los suspiros,

los anhelos de mi corazón incandescente.

Y, es que, sin quererlo, ni beberlo,

sin pensarlo, o tan siquiera hablarlo,

tus ojos escrutaron mi cuerpo con delicadeza,

hasta hacer que, por ti, perdiera la cabeza.

¿A qué llamas amor?.

A un intento fugaz desesperado de pura pasión. A una promesa que te lleva a soñar.

A una noche frente al mar bañados por el reflejo de la luna.

A la entrega del alma, cuerpo y corazón sin condiciones.

A un romance con alguien extraño que tal vez no se vuelva a cruzar en tu camino.

A las mariposas que revolotean en tu estómago,

con cada palabra que escuchas, cada caricia, abrazo y cada beso que recibes.

A un poema que encierra las emociones más profundas.

Y, por fin, colgaré mis sandalias a la puerta,

la puerta de la vida.

Y llamaré,

y me abrirá el futuro vestido de sonrisa. 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nunca lo hubiera imaginado: sobre la muerte de John Lennon, su asesino y El guardián entre el centeno

¿ Qué hubiera ocurrido si John Lennon no hubiese muerto trágicamente aquel 8 de diciembre de 1980?. ¿Qué relación tiene el último disco del mítico Lennon, su asesino, Mark D. Chapman, y J.D. Salinger, el excéntrico y huraño autor de El guardián entre el centeno?. ¿Planeaban los Beatles regresar a los escenarios si no hubiera fallecido Lennon?. ¿Era el asesino del Beatle un majara, un iluminado o, quizá, un autómata dirigido por alguien a quien le interesaba el magnicidio?. ¿Era Yoko Ono un impedimento para el posible regreso de la banda de Liverpool?.

Aquel 8 de diciembre, Mark David Chapman decidió acabar con la vida de Lennon, “un auténtico elemento que se atrevía a compararse con Jesucristo, y que incluso no creía en Dios”. ¿Qué tuvo que ver Dios con el crimen del Beatle?.

Ese día, Chapman compartió habitación con una prostituta, a la que despachó tras darle una propina, sin consumar el acto sexual en ningún momento. Luego, de camino al edificio Dakota, en Nueva York, adquirió un nuevo ejemplar, el enésimo, de El guardián entre el centeno y en una tienda de Virgin compró una nueva copia, la enésima, del Doble Fantasy de los Lennon.

Por un momento, Chapman soñó… luego habló el plomo y el sueño terminó mientras miles de niños pequeños jugaban en un gran campo de centeno sin nadie que los cuidara ni vigilara, excepto un adulto, al borde de un profundo precipicio, sin otra misión que agarrar a todo niño que se acercara al abismo. ¡Una locura!

Juan Manuel Escrihuela (Barcelona, 1957), uno de los mayores expertos en España en el fenómeno beatle, desvela en “El sueño ha terminado” (Quarentena Ed.) algunas de las oscuras polémicas que han envuelto la muerte de Lennon: una crónica novelada de literatura, música y crueldad que unió al beatle, Salinger y Chapman.

Os lo recomiendo porque no deja indiferente, tanto si eres o no beatlemaniaco

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El autobús de Serrano ( ¿ para qué sirve un recuerdo?)

Y como decía Unamuno, “dejadme que siga con mis recuerdos, pues de ellos vivo, lo cual es lo mismo que vivir de esperanza, ya que quien no tiene pasado carece de futuro, y quien no ha hecho nada, no puede saber lo que va a hacer. Mi esperanza es la resurrección de mis recuerdos”.”. Un sencillo pero muy emotivo y sentido relato acerca de para qué sirve un recuerdo de las manos de Maria del Carmen Escriñá, de Madrid.

 

Me acuerdo del autobús y no del número que bajaba por Serrano cuando yo iba al colegio.

Era mi segundo colegio antes de que me mandaran interna fuera de España. Un colegio que no parecía colegio después de haber estado en las Irlandesas. Un chalet precioso que parecía una casa, con poco terreno de recreo pero lo suficiente para poder jugar. Clases espaciosas, con pocos alumnos y casi una enseñanza personalizada. Una curiosidad, era mixto, pero como no tenían permiso entonces, por lo visto, los dos únicos chicos que habían caído despistados por ahí los escondían cuando había se ejecutaba alguna inspección. Creo que han debido quedar marcados para toda su vida.

El uniforme era coqueto: falda azul marina con rayitas blancas, blusa blanca y jersey azul marino, “blazer” azul marino también, y una espantosa boina de lana trenzada azul con el borde igual que la falda. Esa boina había que ponérsela para salir cuando nos íbamos y nadie quería ponérsela. Una profesora se plantaba en la puerta y nos obligaba a calocárnosla hasta las cejas.

Era un problema porque el autobús que tomábamos para bajar por Serrano hasta Diego de León recogía antes a los alumnos del Maravillas y luego a los del Ramiro de Maeztu y, por supuesto, nadie quería estar con la gorrita puesta ante tal escenario.

¡Que autobús más divertido! Desde que nos subíamos hasta que llegábamos a la parada de destino todo eran miraditas, sonrisitas, risas tontas, papelitos que te llegaban a las manos sin saber cómo ni dónde ni de quién; “eres un bombón que le falta el papel de plata” Cuando el autobús frenaba había que agarrarse con fuerza para no acabar sentada en las rodillas de uno de aquellos chicos con carteras y ojos curiosos.

Esperábamos la hora del autobús como el acontecimiento del día, y la gorrita, nada más salir, iba en la cartera arrugada y prensada.

Me imagino que el conductor terminó en un psiquiátrico por efecto de los gritos y carreritas por el pasillo del trasto. Alguno sacaba un bocadillo y repartía trocitos entre todos, otros más atrevidos, intentaban un pellizquito con poco éxito, pues quedaban marcados para siempre jamás.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Vestidos de Zombies. IV Capítulo

Por María del Pino (Córdoba)

Del III capítulo…

Todos corrieron salteando algún que otro muerto viviente que había por ahí desperdigado.

Por el camino, ella les contó que, Alexander Petrov, dueño de una importante clínica farmacéutica Rusa, había descubierto un nuevo eslabón en la genética de ADN humano. Uno que se encontraba como si fuese una fisura en la cadena. Ellos sabían que algo de eso estudiaron en biología, pero ninguno se acordaba de otra cosa que no fuese un dibujo de dos tiras enrollándose con palitos en medio.

La cuestión era que si rellenaban esa fisura, conseguirían la inmortalidad en los vivos y la resurrección en los muertos, devolviéndoles ya no la vida, sino la eternidad si no los mataban destrozándoles el cuerpo. Lo malo es que por un descuido, dos de esas bombonas de gas, donde tenían la fuente de la vida eterna, mutaron.

Cuando iban corriendo a mitad de camino, vieron que cada vez había más, por lo que se acercaron a una gran nave y apreciaron que se encontraba cerrada.

–Si está cerrada quiere decir que no hay nadie dentro, ni zombies –dijo Lucas.

Relato con música. Man In the Rain

 

IV Capítulo

Mientras él intentaba abrir esa, Pedro lo hacía con la nave contigua. Antonio se alejó un poco más para vigilar, y cuando al fin Pedro logró abrirla, un hombre histérico, que apareció de la nada, chocó contra Jaime, tirándolo así en un doloroso placaje.

Todos chillaron. Cuando se recompusieron, apreciaron que era el taxista. Le preguntaron qué hacía ahí cuando el aullido de Antonio les sacó del trance. Había muchos más zombies a su alrededor.

–¡Corred dentro! –exclamó Pedro mientras veía a Antonio encaramarse a un poster de la luz con esfuerzo y de ahí saltar a una de las ventanas de la nave en la que estaba más cerca. Los zombies lo tenían completamente rodeado.

–¡No te muevas de ahí y estarás a salvo! ¡Ellos a penas pueden moverse para caminar! –gritó la chica antes de entrar.

–¡Volveremos a por ti, tío! ¡Aguanta! –alegó Lucas.

Pedro y él se miraron hasta que éste entró el último. Antonio debía resistir, de pié y agarrado a la reja de una ventana, hasta que ellos volviesen a por él. No le quedaba otra si quería sobrevivir, pues toda esa cantidad de muertos vivientes estaba bajo sus pies –a una planta de distancia–, esperando con impaciencia a que bajase para devorar con sus sangrientos dientes las tripas de su pobre víctima.

Atoraron la puerta entre Pedro, Jaime y Lucas mientras la científica y Manolo buscaban los interruptores y el taxista se arrancaba unos cuantos de sus blancos cabellos.

–¿Qué hacemos? –preguntó Lucas cuando se encendieron las luces.

–Lo primero es mirar que no haya ninguna otra vía para entrar y descubrir de qué es el almacén.

–Es un almacén Moyano… –informó Jaime señalando los grandes y alargados pasillos llenos de gominolas, patatas, disfraces de Halloween, etc.

–Si nos quedamos aquí hasta que nos encuentren… Comida hay para sobrevivir… –al taxista le temblaban las manos.

–¡Debemos ir al tanatorio antes de que la plaga llegue a la ciudad en la mañana! –exclamó la chica.

–¡Todo esto es vuestra culpa! –la acusó Manolo.

De pronto, se miró y le mostró el brazo.

–¿Qué? ¿Me voy a convertir yo también en un chupacerebros?

–No seas idiota –se lo apartó ella de encima.

–En Resident Evil y en las demás pelis de zombies pasa así… –se alejó Lucas de él.

–Un mordisco no te transmite el cambio mutado del ADN. Ha sido el humo de la discoteca. Esos que ponen para crear ambiente… Se vé que nuestras bombonas de gas se confundieron con esas y… la fisura de sus ADNS se rellenó con el gen mutado… Si fuese sido una buena… Todos inmortales, pero ha sido el gen alterado…

–¿Y cómo es posible que se confundan con algo tan importante? –preguntó Pedro.

–Piensa que es un experimento secreto… Petrov debía transportarlas camufladas… Por eso, cuando quiso probar el experimento con el cadáver de su hija… –silenció un rato y luego continuó–. Se percataron de que el otro gas no era el bueno… Así que yo misma vine a la discoteca para evitar que lo esparcieran… Pero, pero… llegué tarde. Ya empezaron a transformarse…

–¿Y los mordidos? ¿Eh? Los que me mordieron ya habían sido medio comidos –preguntó Manolo pensando en el vampiro y en Frankenstein.

–Los que llegaron antes y lo respiraron antes, los atacaron.

–¿Cómo sobreviviste sola? ¿A ti no te afectó el gas?–preguntó Pedro.

–No hay tiempo para explicaros por qué el gas no me afecta, pero sí os diré que me encerré en la sala de música, con los djs, para explicárles lo ocurrido. Luego, al ver que la gente se empezaba a volver loca y atacaba, abrieron la puerta, salieron y los atacaron. Yo la atoré, y… al dar un paso hacia atrás, tropecé tontamente y me hice esta brecha en la cabeza, perdiendo así el conocimiento. Al escucharos desperté y bajé las escaleras, o más bien, rodé por ellas… ¡Debemos llegar al laboratorio! ¡Allí estaremos seguros!

–Sí, ¿les pedimos permiso? –preguntó Manolo muy malhumorado.

Tras un amargo rato de silencio, Pedro se giró hacia el taxista, el cual, permanecía arrinconado en el suelo, meciéndose hacia delante y hacia detrás como una hamaca.

–¿Y cómo es que usted sigue por aquí? –le tocó el hombro–. ¿Disculpe?

El hombre se encontraba traumatizado, por lo que vino la joven y lo examinó. Resultaba ser que era doctora, psicóloga y una superdotada cuya mente abarcaba la sabiduría de diversas materias.

–¡Vaya tía! –susurró Lucas a Jaime.

Cuando el taxista pudo hablar, contó que, justo en el momento en el que nos dejó, dobló una calle y un compañero le rogó que recogiera de urgencia a la hija, que decía que estaba justo ahí cerca. Él giró la calle y empezó a ver gente muy metida en el papel de zombie, incluso a muchachas que iban disfrazadas de enfermeras o diablas. Le pareció extraño, pero aun así, continuó. Aceleró un poco más al lado de la calle en la que ahora se hallaban y una chica que metía gritos se tiró a gran velocidad sobre su coche. Frenó en seco tras la colisión y bajó. Corrió hacia la chica, que iba vestida normal y observó que era la hija de su compañero. Fue al coche para coger el móvil y llamar a la ambulancia cuando vio que a ésta se le acercaba un joven, el cual imaginó por su proximidad al cuello que era el novio. Sin embargo, cuando ya se hallaba entre éstos y el coche, el chaval comenzó a devorarla mientras aún seguía ella con vida.

Él se asustó, y cuando se volteó, vio que muchos más como ése venían hacia él, por lo que estuvo corriendo, salteándolos, hasta que volvió cerca del lugar y topó con ellos.

–¡La he matado yo! –se lamentó.

–Ella se lanzó huyendo… Usted no es culpable, créame… –ella lo consoló.

Buscaron la única puerta que había que daba a la calle y la atoraron. La otra daba al almacén de carga y descarga. Ésta, aunque estaba cerrada con llave, también la atoraron al ver, tras los pequeños cristales redondos como los de barco, que no había ni un solo camión para emprender una huida.

Dieron vueltas durante dos horas más por todo el almacén. Incluso comían algo. Ya quedaba menos para amanecer y estaban desesperados. Pedro decidió dar un paseo entre la sección de chucherías. Se detuvo entre los palotes de azúcar y los normales. Hastiado, comenzó a arrancarse el latex de la cara a puro tirón y a refregarse todo el maquillaje.

–Si continúas así te harás daño… –ella lo sorprendió por detrás.

Él se dio media vuelta y apreció que ella ya no tenía sangre en la cabeza, pues se había limpiado.

–Da igual.

–Subamos arriba que hay un baño en el que puedes quitarte toda esa porquería…

Ambos subieron una pequeña escalinata que había al principio –a la izquierda nada más entrar–, mientras caminaban callados, metidos en el pánico y lo absurdo pensamiento de lo que estaba sucediendo a su alrededor.

Al abrir la puerta, ella encendió la luz. Vieron que era un pequeño despacho. Justo a la derecha, el servicio.

Mientras Pedro se peleaba con las protuberancias postizas de su piel, ella permanecía sentada intentando averiguar la contraseña del ordenador. En ese momento el cayó en la cuenta de que su blackberry tenía wifi, por lo que salió y se la cedió.

–Por cierto, no nos has dicho tu nombre. ¿Cómo te llamas?

–Sarah… –contestó mientras parecía enviar algún mensaje.

En ese instante, se escucharon unos disparos en la calle, por lo que se asomaron a la ventana y vieron cómo una Harley llegaba con un hombre vestido de Armani en tono plateado y un bonito sombrero a juego.

Dejó la moto y continuó disparando mientras se encaminaba hacia la puerta. Los dos se miraron y bajaron con rapidez. Ordenaron a los otros que abrieran y así hicieron. Pedro aprovechó la oportunidad para salir y pedirle al extraño un poco de ayuda para alejar de Antonio a los pocos zombies que quedaban por la zona. Sin embargo, cuando salió, con silla en mano y escoltado por Manolo, su sorpresa le embargó. No había apenas dos zombies y Antonio ya no estaba donde debía estar. Tan solo quedaba el lazo de su batín en el suelo. Una vez que este individuo entró –ordenándoles a ellos que lo hicieran antes que él–, la sellaron nuevamente.

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

14 que hacen 15 para 16

 Entretanto, la ficción real daba sentido a la melodía truncada de la vida; era lunes y amanecía, ¡ incesto amoroso!; en el equipaje, imagino: África; retales de mi vida, en un suspiro; me siento bien, hazme sitio. Dirijo el hotel purgatorio, miraos en el espejo, he visto

Elisabeth Vargas, Alfonso Carrasco, Mireia Palol, Antonio Vallejo, Alba R. Irma Vega, Angel Entrena, Mary Azinheiro, Goyo Martínez, Marisole Rubio, María José Fresneda, Chelo Romero, Miquel Quintana

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En un suspiro

Por María José Fresneda, Madrid.

Poseía con música (clica sobre la imagen)

Mientras la dama miraba
sin que sus ojos vieran,
su corazón sentía
y no palpitaba.

Un suspiro corto
casi la sumía
en un éxtasis perpetuo
sin que lo notara.

….y talló deseos en un atardecer de otoño,
….y escuchó a su alma a través del tiempo,
….y sintió sin prisas lo que no llegaba,
….y encontró la calma,
….y se rindió sin miedo.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Regala flores (II capítulo, Novelas por entregas)

Regala flores es una novela corta de Alfonso Carrasco (Clica sobre el botón para escuchar la música elegida para este relato

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: