RSS

Archivo de la etiqueta: cercanía

Al amigo que nunca conocí (Barcelona-Madrid-Barcelona)

Tengo un amiga que una día encontró en un cajón una carta de su primo, y que siempre echaría de menos, carta que ha inspirado algunos de los relatos de este blog, y de mi última vida.

Y en esa carta le dijo todo lo que no le había dicho. “Estas son las cosas que nunca te dije. Siempre te he querido. Mi amistad sigue viva aún cuando te has ido, aún cuando no has venido. Cometería los mismos errores, es decir, salvo uno, nunca te diré adiós”. 

Los gatos tienen siete vidas y yo ya estoy en la sexta… Y esa amiga tiene un primo en Florida (EEUU) de quien aún espera una carta. 

Sirva esta introducción para presentar un original relato de Basilio Molinero, de Madrid. Son unas breves e intensas palabras dedicadas a un amigo con el que nunca compartió un café y al que nunca abrazó y que siempre será su amigo.

Relato con música. I’m Yours (Live On Earth Single Video) 

Te cruzaste en mi camino, caprichos del destino, cargado de palabras y mejores intenciones. Un café nunca compartimos y ni un solo abrazo nos dimos, pero tan solo una cosa te digo, la distancia jamás será capaz de alejar lo que quiso el destino.

Eres ya parte de mi vida y de mis buenos amigos; te he colocado en un lugar mi especial de mi cofre secreto, llamémosle alma, donde tan solo caben buenas palabras, experiencias de la vida, buenos recuerdos, lágrimas de pena y alegría, y sin duda amigos, personas que llegan a ti.

Siempre tuyo, tuyo siempre. A un amigo. 

Tío Basi.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Partitura… (cinco notas)

Seré breve. Solo os escribo para deciros que he imaginado una nueva forma verbal: Escrivivir. Un nuevo verbo que en su raíz lo dice todo: escribir y vivir. Cuando escribo, vivo. Y vivo para escribir. También lo dice Alma Ballesteros en esta singular partitura que habla de la necesidad que tenemos unos y otros de la cercanía, la cercanía que nos proporciona las nuevas tecnologías; de la amistad, una amistad que acaba en sinfonía; y del romanticismo, uno de mis movimientos preferidos. ¡Ojalá, todos fuéramos más románticos!.

No te alejes, no;

dame la partitura,

partitura de tus palabras,

palabras que sean amistad,

amistad y sinfonía,

sinfonía de amor. 

Eres las cinco notas, sinfonía,

partitura de romanticismo.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: