RSS

Archivo de la etiqueta: cine

Nunca lo hubiera imaginado: sobre la muerte de John Lennon, su asesino y El guardián entre el centeno

¿ Qué hubiera ocurrido si John Lennon no hubiese muerto trágicamente aquel 8 de diciembre de 1980?. ¿Qué relación tiene el último disco del mítico Lennon, su asesino, Mark D. Chapman, y J.D. Salinger, el excéntrico y huraño autor de El guardián entre el centeno?. ¿Planeaban los Beatles regresar a los escenarios si no hubiera fallecido Lennon?. ¿Era el asesino del Beatle un majara, un iluminado o, quizá, un autómata dirigido por alguien a quien le interesaba el magnicidio?. ¿Era Yoko Ono un impedimento para el posible regreso de la banda de Liverpool?.

Aquel 8 de diciembre, Mark David Chapman decidió acabar con la vida de Lennon, “un auténtico elemento que se atrevía a compararse con Jesucristo, y que incluso no creía en Dios”. ¿Qué tuvo que ver Dios con el crimen del Beatle?.

Ese día, Chapman compartió habitación con una prostituta, a la que despachó tras darle una propina, sin consumar el acto sexual en ningún momento. Luego, de camino al edificio Dakota, en Nueva York, adquirió un nuevo ejemplar, el enésimo, de El guardián entre el centeno y en una tienda de Virgin compró una nueva copia, la enésima, del Doble Fantasy de los Lennon.

Por un momento, Chapman soñó… luego habló el plomo y el sueño terminó mientras miles de niños pequeños jugaban en un gran campo de centeno sin nadie que los cuidara ni vigilara, excepto un adulto, al borde de un profundo precipicio, sin otra misión que agarrar a todo niño que se acercara al abismo. ¡Una locura!

Juan Manuel Escrihuela (Barcelona, 1957), uno de los mayores expertos en España en el fenómeno beatle, desvela en “El sueño ha terminado” (Quarentena Ed.) algunas de las oscuras polémicas que han envuelto la muerte de Lennon: una crónica novelada de literatura, música y crueldad que unió al beatle, Salinger y Chapman.

Os lo recomiendo porque no deja indiferente, tanto si eres o no beatlemaniaco

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Se vende una niña (soñadora)

Pongamos que te vendes. Pongamos que tomas tus riesgos. Pongamos que si ganas, serás feliz, y si pierdes habrás aprendido. Pongamos hay un camino seguro para llegar a todo corazón. Pongamos que ese camino es el amor. Pongamos que todo lo que haces y dices lo haces y dices desde el corazón pues no sabes hacerlo ni decirlo de otra manera. Pongamos que sólo una cosa vuelve el sueño imposible. Pongamos que esa cosa es el miedo a fracasar. Pongamos que tienes miedo pero que eres valiente. Pongamos que sólo los valientes, como tú y como yo, triunfamos. Pongamos que te vendes para que el mundo sepa quién eres.

Laia Martínez Pous, de 13 años y de Mollet del Vallès, ha afrontado ese reto. Sin estrategias de comunicación y publicidad premeditadas. Desde el corazón, en un ejercicio espiritual y literario romántico. Imagen con música: One Direction – What Makes You Beautiful

Laia Martínez Pous. Trece años. De estatura mediana y de cabellos morenos claros y largos. Lleva gafas azules, luce unos ojos marrones, ni muy grandes ni muy pequeños, como la nariz, y unos labios gruesos que acompañan una bonita sonrisa.

Laia es ordenada, lista, justa y lucha por lo que quiere. Te puede ayudar mucho, y en muchas y variadas cosas.

Le gusta la pizza, salir con las amigas, pasear, ir al cine, comprar ropa o disfrutar de unos días en la montaña.

No le gusta la gente mimada, ni el tomate ni el vinagre. Bastante vinagre nos da la vida, ya, opina.

Le gustaría viajar a Londres y visitar a su grupo favorito, One Direction.

¿El futuro?. Profesora. O relaciones públicas, quizás.

Laia, trabajadora y soñadora.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El quiosco / No es país para emprendedores

Mi amigo Xavier Cruzado, director, entre otros, de excelentes cortometrajes como “Ficción Real”, para el cual se prestaron desinteresadamente actores de la talla de Roger Pera, Mariam Aguilera y Xavier Serrat (y en cuyo proyecto, – original de Alfonso Carrasco, que fue primer premio del Concurso de Guiones de La Vanguardia-, tuve la oportunidad de participar), ha proyectado otro corto, “El límite”.

Para ello, solicitó el permiso de Renfe pues había escenas que se desarrollaban en la red de cercanías. Es una historia de ficción cuyo guión no pretende situar a la compañía en el ojo de la crítica. Tampoco su final significa (en la ficción) el final de Renfe. Sin embargo, la compañía que día sí, día también, nos desespera contínuamente, le ha denegado el permiso con argumentos que podríamos calificar de “peregrinos”. Le respondieron:

“Lamento comunicarte que una vez observado con detalle el guión no podemos tramitar esta autorización. Por motivos de seguridad vincular el servicio de Renfe con acciones que insinúen, sugieran o se asocien con infracciones o incumplimientos hacia el servicio no es oportuno, a pesar que tal y como sucede en tu guión, finalmente no se produzca. Un saludo”.

Xavier Cruzado no es (tampoco le hace falta serlo) Almodóvar, ni Amenábar, Ni Bardem, ni Bigas Lunas… (con todos mis respetos hacia ellos). Xavier Cruzado sólo quiere crear. Crear arte. Contar historias, ficciones tan reales como la vida misma. Pero, he aquí que España, una potencia mundial en “contradicciones” (que no en economía, cultura…), no es país para emprendedores porque, muchas veces, demasiadas, las ideas de quienes pretenden fomentar la cultura, en este caso a través del cine, y en las que radica la sabiduría popular, la más rica, no encajan en las mentes unidireccionales de quienes detectan el poder.

Desde aquí mi apoyo incondicional a Xavier Cruzado y a todos aquellos que crean, que imaginan, que sueñan, que tienen algo que contar y que sólo encuentran piedras en el camino del tamaño de la estupidez humana.

Reproduzco aquí la respuesta de X. Cruzado a la negativa de Renfe a su petición. Y no hacen falta más palabras. La obviedad es tan obvia que por ser tan obvia, obviamente olvidamos.

Apreciada srta…

Atendiendo su respuesta sobre la denegación de autorización para el rodaje del cortometraje “El Límite” en sus instalaciones, lamentamos profundamente su resolución, pues como bien ha indicado, la historia (no basada en hechos reales), aunque “juega” con la insinuación e intenciones de su protagonista, nunca lleva las lleva a término y como bien acaba, se entrega a la policia para dar cuenta de sus acciones.

No obstante, cabe recordar que no hace mucho tiempo, se llevó a rodaje la historia del atentado terrorista más sangriento que ha sufrido la sociedad española, perpetrado por islamistas radicales afincados en España. Fué precisamente la red de ferrocarril de cercanías, en una de las estaciones más concurridas de la capital, donde se llevó a cabo esta acción tan brutal, con el triste resultado ya conocido.

En mi humilde opinión como persona y profesional, creo que una TV movie tan conocida como el “11 M”, y vista por millones de ciudadanos, siempre quedará en la imagen y recuerdos de todos nosotros, y no por ello dejaremos de usar las redes públicas de transporte para seguir con nuestras vidas. En cambio, un humilde cortometraje de muy bajo presupuesto y que con un poco de suerte podrá verse en algunos festivales nacionales e internacionales, me permite mostrar una duda razonable en cuanto al impacto visual e imaginario que puede crear en sus espectadores.

Es por ello, que desde el total respeto y acato de su resolución, creo injusto que mientras se dé permiso a una gran productora para el rodaje de un episodio tan sangriento como un atentado terrorista en la red de cercanías (con los traumas y recelos que ello conlleva), por otra parte y alegando que pueda sugerir o se asocie con infracciones o incumplimientos hacia el servicio, considerando que no es oportuno, se deniegue el permiso a un humilde equipo de rodaje para filmar un cortometraje de bajo presupuesto. Ello conlleva a lamentar que por una parte se apoye a las grandes productoras y cadenas de televisión y por otra no se apoye al ya maltratado cine independiente que intentamos llevar a cabo muchos profesionales del sector.

No obstante, le agradezco su gestión y espero tener oportunidad de encontrar otras formas de colaboración en un futuro.

Atentamente, Xavier Cruzado

Productor & Director de “El Límite

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El faro de Alma

Faro, qué bonita palabra y que escaso valor le damos y que poco caso le hacemos. Que sencilla su definición y que multiplicidad de ideas sugiere una torre situada en la costa, en las rutas de navegación para, con su potente luz, orientar a los barcos.

Desde el mar, los marineros pueden ver la luz del faro, con sus lentes de fresnel, para decirles no sólo dónde se encuentran sino también adónde van, como si guiará sus vidas. Faro también ha servido para dar nombre a periódicos, asociaciones cívicas y de apoyo a centenares de causas – unas perdidas y otras en liza-, porque su potente luz siempre ha sugerido al hombre la orientación necesaria en la búsqueda de su punto cardinal.

Aunque no lo veamos, es el faro un elemento fundamental en la escritura, en la literatura, ese mágico universo donde, para nuestra fortuna, vertemos – y debemos seguir vertiendo- nuestros pensamientos, nuestros deseos, nuestras frustraciones que conforman nuestros sentimientos y a los que damos rienda suelta en la búsqueda del qué y del ser.

Indicó en una ocasión Ana María Matute a propósito de la literatura como faro: “San Juan dijo: el que no ama está muerto, y yo me atrevo a decir: el que no inventa no vive”… “la música del mundo” que lleva cada persona en secreto es un invento, tal como lo hacía Don Quijote al crear a Dulcinea y que “inventaba la vida”.

Alma Ballesteros, pintora y restauradora de obras de arte de Murcia, ha captado un faro con sus ojos y con sus letras; ha levantado una torre de veintidós palabras que son guía del camino. Que nunca desaparezcan los faros.

Relato con música. Clica sobre la imagen. Amores y faros.

Cuando el alma necesita luz, mi corazón te llevará lo que escribe y
siente; mi faro será el camino de tus huellas.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: