RSS

Archivo de la etiqueta: fe

Gato Félix

Apoyado en la almohada, con la tele encendida, el niño pregunta a la madre cosas muy raras:

– ¿Mami, por qué hay estrellas? ¿Cómo puedo ver a Dios?

Y ella, madrísima, librepensadora, con la palma de la mano apoyada en su pecho, como queriendo taponar futuras heridas, le contestó:

– Mi niño, en la escuela te dirán que hay un Dios y te explicarán el porqué de las estrellas. Pero, cuando seas mayor, tu alma y tu corazón te irán diciendo si existe alguien ahí arriba y sabrás por qué y para qué nos han dado las estrellas.

Y el niño entró en duermevela soñando que las estrellas eran una de las grandes obras de Dios, de su dios.

No hay certezas cuando se habla de sueños. Algunos se logran, pero otros tantos chisporrotean y mueren. Cuando eso sucede es tentador preguntarse por qué uno ha soñado alguna vez en la vida. Y en el recuento de su vida, aquel niño supo que podía existir la magia sólo si había fe. Y murió colgado de una estrella, con los ojos cerrados y el corazón ensanchado, como el árbol, enraizado en un lugar y con las ramas abiertas al mundo.

De la fabulosa pluma de Guillermo Háskel (Buenos Aires, Argentina) un original poema que habla de uno de los héroes de su infancia, que lo sigue siendo, el Gato Félix, siempre adorable. Dice Guillermo que el Gato Félix ha sido y es el compañero de ruta que todos quisiéramos tener, sobre todo, en un viaje interestelar.

Este “poemita”, explica el poeta argentino, se escribió sobre el recuerdo de interminables siestas pueblerinas a las afueras de Buenos Aires, hace ya 50 años, cuando aquel niño – y otros- esperan con ansias las revistas mexicanas de Félix, la Pequeña Lulú, la Zorra y el Cuervo (que incluía a La Jauría y la Liebre, Tuco y Tico — las urracas parlanchinas — y al maravilloso Tito y su Burrrito, que siempre decía, “ji jau”), Superman, el Súper Ratón, Archie y algunas más.

En una de ellas, el Gato Félix sube hasta las estrellas haciendo equilibrio sobre su haz de luz. Luego se hace a sí mismo una pregunta mental, genera en el globito de diálogo un signo de interrogación, lo toma y con ese gancho va descolgándose entre ellas. si eso no es magia, ¿qué es?. En el poema, Háskel dejo claro su anhelo – que también es el mío- de poder poder hacer lo mismo que el héroe gatuno. (Con música, entre mis recuerdos)

¡Quién pudiera

Gato Félix

pasearse

igual que vos

por las estrellas

columpiándose

de signos

de preguntas

o funámbulo

sobre haces

de luces

de linternas!

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Espiral de latidos

Como un poeta, soy un viajero, un trashumante hacedor de palabras, que lo mismo construyo un paisaje que distintas rutas hacia una búsqueda interior. Miro al mundo,  desde las ciudades del altiplano o las montañas. Evoco el recuerdo y convoco al mar, al amor, a los amigos y a todos los mundos posibles. Rose Kennedy dijo una vez, “los pájaros cantan tras la tormenta, ¿por qué no va a poder la gente deleitarse con la poca luz que les quede?.
Alma Ballesteros, Murcia, se ha situado en la línea curva que genera el mundo y que hace que la vida se aleje progresivamente del centro de las cosas para que gire alrededor de él, hasta alcanzar el vértice del tiempo. Sencillamente, precioso. Y con música.
Una espiral de latidos,
de esperanzas,
de suspiros.
Una espiral de ensueños,
sin fe,
desatando la duda en un minuto.
Una espiral de arena,
de olas de margaritas,
un sí y no de horas,
un no y un sí de años,
un te quiero abrazado al látigo…
de amoríos.
Una espiral sin línea de fuga,
sin paisaje,
sin la perspectiva nueva en un corazón mínimo,
un despertarse siempre con el hilo del pasado…
cosido al índice de un mañana.
Una espiral de trabajo que no llega,
un cerrar los ojos y al abrirlos…
siempre en el mimo punto de partida.
“Reflexiones a lo alto del alma”, ALMA.
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nunca subestimes a una rata (El quiosco)

A propósito de cómo, por qué, quién y dónde se gestó la actual crisis que no sólo es económica sino también de valores, sociales, culturales, de fe. Por la periodista badalonina Mercè Roura, que siempre da en el clavo.

 

Ahora ya poco importa, pero debemos saber que la crisis se inventó en un despacho lujoso, con buenas vistas. La crearon tres mentes brillantes y poderosas cuyos nombres no sabemos ni sabremos nunca. No salen en los periódicos, no tienen cuenta en twitter ni forman parte de ningún gobierno. Fueron tres hombres con corbata y móvil caro.El que llevaba la voz cantante dijo : “Tenemos que controlar el mundo, se nos escapa de las manos, es demasiado libre. Tenemos que crear miedo.”

El primero de los hombres poderosos propuso crear un virus letal. El de la voz cantante le miró con un destello de asco en el gesto y dijo que aquello ya lo habían intentado antes y no funcionaba porque siempre encontraban la manera de sobrevivir, “son como ratas, recuerda”.El segundo propuso impulsar una nueva religión a través de las redes sociales y captar adeptos que propaguen el mensaje de pánico hasta generalizarlo. “No servirá” dijo el más poderoso, “el hombre se ha convertido en un dios y ya no le teme. Lo que hay que hacer es generar una crisis económica.” Los dos primeros hombres poderosos se asustaron, una muestra inequívoca de que la propuesta era buena. Uno de los dos le advirtió de que una crisis económica es incontrolable y que nunca podrían llegar a saber de sus consecuencias hasta que todo hubiera terminado.

Después de horas, la propuesta de la crisis se dio por acertada. Se aflojaron las corbatas y empezaron a tomar medidas. Al final de la reunión, cuando el hombre de la voz cantante apagaba la luz al salir, “vamos a entrar en recesión pronto, hay que ser precavidos” comentó mientras sonreía, el primero le preguntó :¿No crees que sobresestimas el miedo?

“Amigo, le contestó el hombre más poderoso, cuando alguien tiene miedo se aferra a lo básico para sobrevivir y acepta que le des sólo migajas para salvar a los suyos. Un hombre asustado es un hombre sin sueños, sin más motivación que su supervivencia, sin ilusión. Créeme, una rata con sueños es capaz de todo, de crear un imperio, de cambiar el mundo. No subestimes a una rata nunca motivada que se levanta cada día a las seis de la mañana con una idea en la cabeza … Lo sé porque yo un día hace mucho fui rata. “

 
Deja un comentario

Publicado por en 05/04/2012 en el quiosco, la barra del café

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nada; todo.

Aprendí de una mujer madura, sabia y solidaria que emplea todo su tiempo libre, incluso hasta la extenuación, en ayudar a niñas africanas víctimas consumadas o potenciales de una práctica abominable como lo es la ablación de clítoris que en la nada radica todo. Dicha mujer ha comprado con el dinero de su bolsillo unas hectáreas de terreno en un remoto país africano para levantar una residencia para alojar a estas chicas y darles una vida posible. La primera vez que viajó a dicho país -me contó-, sintió sensaciones especiales, nunca antes experimentadas.

Pensé yo que hablaba de selvas vírgenes, de paisajes exóticos, de primitivos seres aún por civilizar, ¡bendita ignorancia!. Sin embargo, y ahí radica la magia del asunto, era todo lo contrario.

– ¿ Qué hay en ese lugar que tanto cautiva?, le pregunté yo.

– No hay nada, pero está todo, me respondió convencida, con un mensaje sin fisuras. Sus ojos, a continuación, se iluminaron. Lo comprendí todo. Y es que hay situaciones que no merecen mayores explicaciones.

Luego me habló de Michael, un niño de unos 10 años, negro como el carbón, que arrastra una malformación, y que le acariciaba con la dulzura del primer amor adolescente. Era la primera vez que Michael veía a una mujer blanca. En realidad, era la primera vez que veía a un blanco.

Un relato én 14 palabras, con música, que apenas contiene nada y lo dice todo, a cargo de Martona VF (Celrà, Girona).

¿ Qué te pasa?
NADA…
… Deberias saber leer entre lineas…
hay tanto en ese nada… !!!

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Las cosas que no te dije

Por Carles Nel·lo ( Montseny, Catalunya)

(relato con música… clica sobre la imagen para escuchar este bello a la par que arrebatador relato)

Montseny

 

Amor mío, estas son las cosas que recuerdo de mi amor:

tus cálidas manos, tu cálido aliento, tu cálida boca, tus brazos a mi alrededor. Recuerdo sentirme seguro siempre, como una sola persona, los dos en silencio, en paz, entrelazados.

Recuerdo lo que sentí la primera vez que te besé, fue como… el gran salto. ¿Qué
recuerdas tú?.

¿Cómo sabré alguna vez lo que albergabas en tu corazón?. ¿Adónde fueron todas
las cosas que pensamos y sentimos, pero no dijimos?.

Amor mío, estas son las cosas que nunca te dije, estas son las cosas, que necesito que sepas:

siempre te quise y mi amor por ti era tan grande que sigue vivo, después de que te hayas ido.

Me gustaría decirte que lo haría de otro modo, que si tuviese un día más haría todo bien, pero sé que no es verdad, cometería los mismos errores, es decir, salvo uno, no diría adiós.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En un suspiro

Por María José Fresneda, Madrid.

Poseía con música (clica sobre la imagen)

Mientras la dama miraba
sin que sus ojos vieran,
su corazón sentía
y no palpitaba.

Un suspiro corto
casi la sumía
en un éxtasis perpetuo
sin que lo notara.

….y talló deseos en un atardecer de otoño,
….y escuchó a su alma a través del tiempo,
….y sintió sin prisas lo que no llegaba,
….y encontró la calma,
….y se rindió sin miedo.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Imagina

Por Irma Vega, 16 años, de Oviedo (Asturias), 16 años. Recibido en elespiademadrid@gmail.com

(Ilustración de goyo martínez. Clica sobre la imagen para escuchar la música de este bonito relato)

 

Hubo una vez un pueblo;

en el pueblo, una casa;

en la casa, una ventana;

en la ventana, asomada, una persona;

una persona que imaginaba;

imaginaba una ventana,  a la que se asomaba;

una ventana de una casa;

una casa de un pueblo… libre;

libre para decidir; 

decidir lo que quería ser;

ser él mismo!.

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: