RSS

Archivo de la etiqueta: ilusión

¿Para qué sirve un sueño?

En dos clics, en la red, he comprobado que existen sueños de amor, de libertad, mágicos, de caramelos, de fuga, sin límites, lúcidos, de una noche de verano, en prosa o en verso… Unos son cortos, otros pueden durar toda una vida. Unos sueñan contigo y otros son portadores de sueños. Algunos los catalogan de inalcanzables y otros nos dicen que quien sueña con lo imposible, logra lo impensable.

Puestos a soñar, Paulo Coelho escribió un día, “la posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante”. Machado le precedió, con otro sueño: “si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar”. Y, mucho antes, George B. Shaw también soñó: “ves cosas y dices,”¿por qué?”. Pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo, “¿Por qué no?”.

Sueños, deseos y música, fundidos allá donde se dan cita razón, pensamiento e imaginación, son los que trae Marisol Sin Más, de Madison (EEUU).

 

Es hora de marcharse a soñar. Nunca dejes que tu sueño se pierda. Suéñalo con todas sus fuerzas. Me ha dicho Bego que se cumplen. Por si acaso, yo seguiré soñando. Hasta mañana, mundo… Y nunca pierdas tu ilusión.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Quiosco / Abrazos que curan

http://platform.twitter.com/widgets/hub.1326407570.html

La ilusión es terapéutica

Un reportaje de Emilio Pérez de Rozas

El Periódico de Catalunya, enero de 2012

En cada imagen, una música

Messi, Guardiola o Abidal aligeran con su presencia la dureza del tratamiento oncológico en las unidades infantiles. Lo hacen a hurtadillas, como tantos voluntarios anónimos. Y funciona.

Soleimán Sumar, en diálisis peritoneal, miraembelesado las pompas que fabrica el Dr. Anestesio, del colectivo Pallapupas, en el Hospital Sant Joan de Déu. TINO SORIANO

Soleimán Sumar, en diálisis peritoneal, miraembelesado las pompas que fabrica el Dr. Anestesio, del colectivo Pallapupas, en el Hospital Sant Joan de Déu. TINO SORIANO

_______________________________________________________________

Frente al discreto despacho del doctor José Sánchez de Toledo -director de la Unidad de Oncología, Hematología y Tumores Cerebrales en el Hospital Universitario Materno Infantil de Vall d’Hebron- hay un cartel enternecedor en el que se enumeran los derechos de los niños enfermos: a estar siempre acompañados por un familiar, a compartir estancia con otros niños hospitalizados, a jugar, a saber lo que les pasa, a continuar escolarizados, a no ser objeto de investigación, a ser tratados con respeto, a ser asistidos en el extranjero si es necesario, a estar protegidos, a recibir todas las atenciones y a no recibir tratamientos poco adecuados. Esos mismos 10 mandamientos también figuran en un calendario que hay sobre la mesa del luminoso despacho de Maria Josep Planas, directora de Planificación y Calidad de Sant Joan de Déu.

No es casualidad. Nada lo es en ambos centros, considerados de lo mejorcito de España, de Europa y del mundo a la hora de intentar sanar a niños de todas las edades y dolencias. Hospitales en los que los trabajadores, a quienes les están apretando las clavijas en las cuestiones salariales, bendicen que las dotaciones públicas permanezcan intactas, al igual que las ayudas que reciben del exterior. Pues en ambos centros han creado un 11º derecho: el derecho a ilusionarse. Porque la ilusión cura.

Cantar contra el espanto

¿Y cómo influye la ilusión en la curación? Nadie lo sabe. No se puede cuantificar. Pero influye. «No hay nada mejor que añadir al tratamiento optimismo y ganas de luchar. Todo suma. Malo no es; solo puede ser bueno. Necesitamos esa ayuda»,afirma Sánchez de Toledo, un sabio de la oncología.

Y la ilusión llega por todos lados. Nadie quiere contarla, nadie quiere fardar de ella. Pero está. Y sí, todos aseguran que sin ella los niños se curarían menos. O más lentamente. Peor. Desde luego, sonreirían poquísimo. Ilusión no es solo que Messi arrope a Soufian Boutinza, el niño de Manlleu que perdió las piernas.

O que Éric Abidal le regale su Rolex Daytona a un chaval que sufre su mismo cáncer. Ilusión es que el Màgic Andreu colapse la primera planta del infantil de Vall d’Hebron sacando pastillas de su chistera para que María, que se niega a ingerirlas, se las zampe. O que el colectivo Pallapupas, los payasos de Sant Joan de Déu, hagan que Pere salte de alegría en lugar de gritar al ser pinchado en el culete.

Ilusión también es que se requiera la presencia de los músicos en la habitación 14 porque el mal ambiente entre la familia presagia la desesperación de un niño enfermo. «Entrar y no parar de cantar hasta que toda la familia cante unida, venga». Y eso que sería una misión imposible para cualquiera, acaba convirtiendo la planta en el festival de Eurovisión. Fijo. Ha ocurrido. Yo lo vi.

Ilusión es todo lo que puede contribuir a que un hospital deje de ser un lugar con miedo; la habitación, una celda, y el niño, un enfermo. Y para lograr que familia, juegos y tratamiento tengan éxito, se necesita ilusión. Y es ahí donde todo vale. Y donde nadie ahorra, de momento, esfuerzos, voluntades ni dinero. Y cuando Sánchez de Toledo y Planas dicen que vale todo, es que vale todo. Empezando por los payasos, los músicos, los magos, los maestros, los 262 voluntarios de Sant Joan de Déu («no hay cumpleaños, carnavales, Sant Jordi o lo que sea que suceda en la ciudad que no ocurra también aquí», dice Planas) e, incluso, los perros que cada día entran en el recinto para arrancar sonrisas a cientos. «Menudos son esos perros, ¡hacen maravillas!». Ya ven, última moda: perros que pinchan. O ayudan a pinchar. Que curan, fijo.

Y donde no lleguen payasos, músicos, voluntarios y perros, están el Barça, el Espanyol o las fundaciones Ànima, Ilusiones, Make a Wish o Pequeño Deseo, creadas para ayudar a que los hospitales puedan cumplir sus promesas, con las que generan sonrisas y premian, a su manera, esfuerzos. Todos en Vall d’Hebron y Sant Joan de Déu hablan maravillas de los clubs de fútbol de Barcelona, de sus estrellas, de todos los deportistas. Y ellos, los deportistas, mudos. No cuentan. No quieren explicar lo que hacen. No lo necesitan. Puede que por temor al efecto llamada. Pero, sobre todo, porque consideran que esa, la de magos de la ilusión, es una parcela privada.

«Cuando a veces oigo -y no suelo reparar mucho en esas tertulias- cómo hablan algunos de Messi, pienso qué injusta es la gente o, simplemente, qué fácil es hablar de alguien al que no conoces», relata Sánchez de Toledo. «Decir que solo come, duerme, se entrena y juega… ¡Qué barbaridad! Yo he visto a Messi encerrado horas en esta habitación de atrás, con un niño enfermo. Y volver al día siguiente. Y al otro día. Y no saberlo nadie. Ignoro si iba o no a entrenarse, pero aquí sí venía, sí ».

El doctor cuenta la historia de Sergio González, ingresado en una cámara de aislamiento. En una de las visitas navideñas, Messi entró a saludarlo. El chaval empezó a llorar y el astro intentó calmarlo y le prometió volver al cabo de un rato (lo que tiene mérito, ya que para acceder a esas cámaras hay que cambiarse de ropa). No solo cumplió, sino que le animó a ir al Camp Nou cuando se curara. «Nos veremos allí», le dijo. Y se vieron. Y Messi marcó.

«Niños, sí, niños, no hay palabra más maravillosa que esa», explica Sánchez de Toledo. «Cuando un niño enferma, están enfermos él y toda su familia; de forma que hay que tratar de forma coordinada y completa ambos problemas». Es lo que Planas denomina, utilizando una definición norteamericana, «el modelo de atención centrado en la familia», que consiste en «poner remedio al descalabro que supone para todos los miembros de una familia que uno de sus niños enferme».

En ese micromundo hay cientos de profesionales que se parten el alma por complacer al niño, por tratar de hacer lo más llevadero posible ese mal trago que a veces, por desgracia, es definitivo, aunque, como explica Sánchez de Toledo, casi todos acaban curándose. Es un mundo en el que interactúan las emociones y la ciencia, pero donde la parte humana es fundamental. ¿Dónde está el secreto? «Para los niños -explica este mago oncólogo- la calidad de vida se basa en la familia, los amigos, la escuela y el juego. Eso, ya sé que no es poco, es lo que necesita».

Por tanto, todo se organiza para que la familia esté a su lado, para que el niño pueda mantener relaciones con sus amigos, para que siga escolarizado –«o se le mantenga despierto intelectualmente»– y participe en los juegos. «Parece una obviedad -relata Planas-, pero todo parte del hecho de que el niño no es un adulto. El adulto entiende lo que le está pasando, puede organizarse. El niño enferma y su mundo, más o menos ideal, salta por los aires. Y llega el caos, el miedo a lo desconocido». Y es ahí donde aparecen tres herramientas vitales no solo para lograr que el niño sane, sino para que sus padres se sientan respaldados y se mantengan unidos (cosa nada fácil): familia, juego e ilusión.

Cambio de enfoque

Planas recuerda que, no hace tanto tiempo, la familia llevaba al niño al hospital y casi lo entregaba en adopción. Desconocía sus derechos. O creía que se limitaban a recibir información puntual de cómo iba el tratamiento. Estos dos hospitales pioneros han roto con ese esquema. La familia no se separa ni un segundo del niño, porque tiene derecho a ello. «Su contribución a la curación es vital», insiste Sánchez de Toledo. «Y ha supuesto un cambio en la mentalidad de los profesionales de la sanidad y, también, sí, en las administraciones, ya que el hecho de que la familia esté en el hospital requiere más espacio y más recursos. Antes teníamos suficiente con las habitaciones y los quirófanos. Ahora los tenemos a ellos y hay que atenderlos».

Hay familias que se descalabran, no solo emocionalmente sino también económicamente, ya que uno de los padres deja de trabajar. «Luego las cosas tienden a recomponerse, es verdad, pero al principio se rompe todo», explica Planas. «Cuando otorgas a la familia el papel que merece, responden. Todo el mundo se involucra. Los abuelos vuelven a sentirse útiles, los hermanos arriman el hombro, el tío se desvive, hasta los vecinos hacen lo imposible por ayudar, por ayudarnos».

Puede que sea eso lo que haga contar a Sánchez de Toledo ¿puro hielo pero con un corazón que no cabe en Vall d¿Hebron¿ que la vida cotidiana en esos centros se convierte en una auténtica montaña rusa donde se mezclan instantes de felicidad incalculable con ratos de desesperación extrema. Todos sabemos a lo que se refiere. Pero, para poder ayudar al niño y salvaguardar a la familia, necesitamos el juego. Es la clave para que los profesionales hagan bien su trabajo, porque lo primero que necesitan es conocer al niño, saber qué piensa, teme y espera de ellos. «Los niños muy pequeños solo tienen el juego como vía de expresión», dice Planas, que acaba de recibir en su despacho la visita de la psicóloga Núria Serrallonga. «Si un niño no puede jugar, no puede expresarse. A través del juego intuimos su personalidad y, sobre todo, adivinamos cómo enfocar el tratamiento. El juego nos permite ganarnos su confianza, y a la vez él, casi sin querer, nos descubre sus miedos y podemos tratarlos».

De pronto, Serrallonga saca de debajo de la mesa de cristal un pequeño muñeco de trapo. Blanco. Sin una mácula. Dan ganas de acariciarlo. Es su herramienta de trabajo, el instrumento que le permitirá ganarse al niño, explicarle lo que le van a hacer y, sobre todo, arrancarle una sonrisa, devolverle la ilusión. Pactar. La psicóloga ha estudiado en EEUU y dice que allí lo denominan child life, el complemento ideal para que médicos y enfermeras hagan el diagnóstico perfecto y, a continuación, puedan trabajar esquivando los miedos del niño. En su especialidad, está sola en Sant Joan de Déu (cualquier centro similar en EEUU contaría con 30 profesionales como ella). Pero no le importa Serrallonga sabe de niños.

«El miedo es libre y cada niño tiene su miedo. Primero hay que averiguar cuál es. Ellos pasan el día captando detalles y conversaciones, y pueden crear fantasías atemorizantes que debemos borrar de su mente. No quieren saberlo todo y nosotros no debemos contárselo todo. No les hace bien ni lo necesitan. Cuando quieren saber algo, lo preguntan. Son muy vivos», cuenta. Ese muñeco, cariñosamente fabricado por enfermos del hospital psiquiátrico de Sant Boi, es su mejor aliado. Serrallonga acabará operando al niño de trapo de lo mismo que operarán a su pequeño paciente. O no. En algunos casos será suficiente con pintarle una tirita. O con colocarle una gasa. O una vía en el brazo. La psicóloga dejará que lo pinten, que lo vistan, que le pongan nombre y, por supuesto, que duerma a su lado. Serrallonga es la sirenita del Sant Joan de Déu, mitad Supermán y mitad Harry Potter.

El muñeco aliado

A ella acuden todos cuando descubren que Jordi está oculto bajo las sábanas y no quiere salir de la cama; cuando Nieves teme un pinchazo, incluso cuando la familia ha empezado a discutir en la habitación. Y le pone remedio a casi todo. Siempre con el muñeco bajo el brazo. Muñeco que casi acaba haciendo pipí para poder explicarle a Carles que tiene que beber mucha agua pues tiene un problema en las vías urinarias. «Pues tengo un primo que nunca bebe agua y hace mucho pipí», le suelta el niño. Y Serrallonga echa mano de todos sus recursos. «Pero tu primo ¿bebe Coca-Cola? ¿Come naranjas? ¿Le gustan las mandarinas? Sí, pues todo eso acaba siendo agua». Uuuuffff, salvada por la campana. Familia. Juegos. Ilusión. En el caos en que se ha convertido el despacho de Sánchez de Toledo hay una foto, insignificante, en la que el médico esboza su mejor sonrisa junto a Leo Messi. Sí, es la típica foto de aquí te pillo, aquí te mato. Fijo que Nieves, su secretaria, pensó que al doctor le haría ilusión tenerla. Vete a saber.

«No nos engañemos, nosotros nos desvivimos por curar, por sanar, pero es verdad que todo lo demás nos ayuda mucho, mucho ¿asegura¿. Hay un 80% de cánceres que se curan. Los tumores son sensibles a la quimio y la radioterapia. Tenemos antibióticos eficaces y contamos con ucis estupendas que nos ayudan cuando los tratamientos se complican. Y ahora tenemos los trasplantes de médula ósea con los que solucionar muchos problemas». Vall d¿Hebron es un ejemplo mundial en trasplante de médula ósea. Bien lo sabe Messi, cuya fundación no para de becar a médicos de Rosario (Argentina) para que vengan a Barcelona a aprender junto a Sánchez de Toledo.

Lorenzo, Gasol y Puyol

Las ilusiones tienen un millón de formas, pero las gentes de los hospitales viven con los oídos y los ojos muy abiertos. Quieren saber y conocer qué es lo que les haría más ilusión. Las estancias en la uci, por ejemplo, son durísimas. Serrallonga trata de que centren su atención en algo diferente, no importa que sea fantasía. Eso también funciona.

«Yo suelo decirles: `Mira, ahora que estás aquí, con tantas luces y cables, piensa en algo que te haría muuuuuuucha ilusión y vale todo». Y es ahí, en ese «vale todo», donde aparece Messi. O como el otro día en Sant Joan de Déu, que piden a El Pescao, David Otero, primo de Dani Martín, de El Canto del Loco. Y aparece. Y las niñas gritan. Y se lía. Pero se lía de verdad. Como con Puyol, De la Peña, Etoo ¿vaya otro haciendo visitas¿ o Laudrup, o Jorge Lorenzo, o Marc Márquez, o los Gasol, que tienen hasta su rincón en Sant Joan de Déu; o Xavi Hernández, Kameni, los veteranos del básquet. Cuando le preguntas al doctor milagro de Vall d’Hebron si los deportistas de élite son conscientes del bien que pueden hacer, Sánchez de Toledo lanza un rotundo y prolongado «sííííííí». Y Planas añade: «Por supuesto que lo son, pero son muy jóvenes y, a menudo, hay que dejar que ellos mismos quieran involucrarse en los proyectos». Eso sí, en cuanto los necesitan para una urgencia, los llaman y acuden.

«Tenga en cuenta –añade el oncólogo catalán- que esto no siempre es fácil de soportar. Aquí la vida es más dura que en el exterior. Yo he tenido que reanimar a un fornido goleador azulgrana, pichichi, rey del campo, capaz de pisar a un árbitro, porque se desmayó al ver al niño que vino a visitar». ¿Habla de Hristo Stoichkov, no? Sería él, sí. Marina San Martín, directora de la Fundació Ànima, pelea, al igual que sus colegas de Ilusiones, Make a Wish o Pequeño Deseo, por hacer realidad las fantasías de los niños. «Vale todo y no hay que pensar en grandes cosas», relata San Martín. «Llevarlos al Aquàrium puede ser tan efectivo como que aparezca Messi. Además, lo que procuramos es vincular un espacio, una actividad, a un famoso, aunque no siempre se puede conseguir porque las agendas de esos muchachos son una locura». Y Pau Negre, vinculado a la Fundación Messi añade: «Desde que trabajo aquí tengo un máster en decir que no. Es doloroso, pero se sorprendería de las peticiones que nos llegan de todos los rincones del mundo, de gente convencida de que si su hijo ve a Leo, se curará».

Héroes modernos Sánchez de Toledo los llama «héroes modernos». «Todos están dispuestos a devolver a la sociedad buena parte del cariño que reciben ¿explica Planas¿ aunque, a veces, les notas impactados ante lo que están viendo. Ni que decir tiene que suelen provocar mayor felicidad en los padres, pero eso también está bien que ocurra».

«Sin embargo -concluye-, no podemos convertir cada día en el día de los Reyes Magos, no hay que banalizar los grandes momentos. Por supuesto que desearía que el Barça viniese cada mes al hospital, pero prefiero que venga cada Navidad o que, cuando necesite a alguien, acuda. No quiero que tengan la sensación de que pedir un deseo es chasquear los dedos y que aparezca».

El premio es el reto que se plantea al niño para que haga un esfuerzo. No hace mucho, un crío consumía sus últimos días en una de las uci de Sant Joan de Déu. Su padre se acercó a Núria Serrallonga y lamentó, con la boca pequeña, que acabase sus días sin conocer a Pep Guardiola, su ídolo. Núria no recordó haberle oído al padre expresar semejante deseo cuando plantearon la situación de su hijo.

«Eso no es un deseo, es un imposible», dicen que le dijo el padre. La psicóloga voló al despacho de Planas, que llamó al Barça y a los 14 minutos ¿¡14 minutos!¿, Guardiola estaba ahí. «Entró por la puerta trasera, estuvo con el niño tanto tiempo como quisieron y se fue. Con el corazón en un puño, pero feliz por haber podido acudir a nuestra llamada». En el mundo de la ilusión, no hay imposibles. Y menos tratándose de Guardiola.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un mundo posible

A estas alturas solo trato de buscar un “mundo posible” para todos, donde haya pueblos y ciudades que nos incluyan, donde haya rincones que excluyan lo sórdido y lo feo. Ojalá pudiera deciros que he encontrado el lugar donde nacer y no haya que morir.

Mientras, me armaré con unas tijeras para cortar lo que nos impide la felicidad; colocaré una puerta para abrirla al amor; me pondré unas gafas para tener una mejor visión de la vida; regalaré sonrisas para que adornen vuestros rostros; pondré en vuestras casas espejos para que veáis la hermosura que hay en vosotras y vosotros; os cubriré con abrigos cuando sintáis el frío de la soledad y, al partir, os dejaré una cajita para que guardéis hasta la eternidad todo lo bueno… Y a fe que lo intentaré y, si no lo consigo, en el infierno habré de arder.

Una propuesta de guión de cortometraje convertida en cuento a cargo de Alfons Carrasco (Mollet del Vallès, Barcelona). Con música y los mejores deseos, siempre.

 

Un hombre, sentado en su trineo, cruza la pequeña montaña donde la nieve cubre con su manto blanco el áspero y duro terreno. Al fondo, una pequeña caravana con tres hombres cabalgan en sus grandes camellos siguiendo la estela de una luz imaginaria en forma de estrella…

…desde lo alto de la montaña, el hombre les saluda con el brazo extendido, y éstos les devuelven el saludo…

…la magia de la navidad inunda esos instantes…

…y todos buscan un único deseo: llevarte la felicidad a ti y a los tuyos…

…Posiblemente esos hombres sean Papá Noel, y los Reyes Magos, pero posiblemente sean hombres como tú y como yo…

…que tan sólo luchan por buscar un mundo mejor para todos…  

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cosas de química y mariposas en el estómago

Cuando las cosas van bien en el universo, una pérdida de inocencia suele conllevar, con el tiempo, un aumento de humanidad. Y es que el  tiempo es así de extraño; a cambio de todo lo que nos arrebata nos concede algo:  a veces es un mejor entendimiento de nosotros mismos, a veces sólo es un día perfecto y, por fortuna, a veces es un amigo o una amiga.

Manuel Vallejo Andreu, de Madrid, nos trae una reflexión, rica como la vida misma, sobre aquellas sensaciones, muchas veces perdidas, muchas veces olvidadas, que sentimos – o deberíamos sentir- cuando conocemos a alguien y, a quien luego posiblemente llamaremos amigo o amiga.

Relato, como siempre, con música. A tu lado.

 

Me gusta la sensación que se siente cuando conoces a una persona, y sientes que hay química entre los dos; esa sensación que te hace querer conocer más a esa persona y poder estar a su lado todo el tiempo posible. Me gusta sentir ese cosquilleo en mi estómago y los nervios que se siente cuando vas camino a un simple encuentro.

Y en el encuentro, echar unas risas, observar a la otra persona, imaginar lo que piensa o le pasa por la cabeza en ese momento; escuchar atentamente lo que dice; observar el movimiento de sus manos; la actitud de su cuerpo; su mirada; su expresión; el tono de su voz cuando dice las cosas.

Me gusta mirar a las personas cuando me hablan, para luego, cuando estoy solo, recordar cada momento, como si de una película se tratara.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Incesto amoroso (cuento)

Copy of Ely

Por Elisabeth Vargas (Puerto Rico)

(clica sobre la imagen para escuchar la melodía de este cuento)

En silencio te amé, muchas veces te soñé y aunque siempre me tratabas con cariño, era eso lo que sentías y no lo que yo quería. Llegaba a la escuela con la ilusión de verte y compartir contigo.  Día tras día pensaba en tus cuentos de amor, pero yo también te contaba los míos, mis ilusiones y sufrimientos. En ambos casos, otros eran los protagonistas.

La cotidianidad fue alimentando nuestra relación, éramos el uno para el otro.  Mas el cuento de amor solamente existía en nuestras mentes. Tantas veces pensé:  qué podía hacer para que me dejaras de ver como tu hermana menor y me cuestionaba por qué me insistías en un parentesco que no era real y que me alejaba de tu amor. Me cansé de esperar un milagro. Muchas veces quise despertar y escuchar de tus labios una palabra distinta, una confesión.

Me resigné sin dar la batalla, como una cobarde, pues se suponía que fueras tú el que tomaras la iniciativa y no yo.   Pasaron los años, solamente vivía con el bonito recuerdo de tu amistadLa vida nos llevó por rumbos separados.

Recién se produjo el encuentro.  Han pasado tantos años, eres casado y estás  feliz.  Sin embargo, despertamos los recuerdos, las travesuras, la complicidad. Entonces, decidiste confensarme tu verdad.  Mas la historia fue distinta a la que yo conocía. Me dijiste que  yo te veía como un hermano y que me amaste en silencio como se aman un hombre y una mujer. Qué sorpresa me llevé.  Todavía pienso en tus palabras y no lo creo.  Mi ilusión fue una de adolescente, la tuyo duró un poco más, pero ambas fueron a la tumba sin que fueran reveladas.

Las ironías de la vida no tienen explicación, ambos perdimos la oportunidad de compartir ese amor de adolescentes que murió por la cobardía de enfrentar los verdaderos sentimientos.  Un amor que tuvo que sufrir ante la aparente hermandad que nos unía.

Hoy yo también soy feliz.  A la vida no se le puede dar vuelta atrás, pero me alegra saber que mi amor fue correspondido, y apesar del silencio que lo rodeó, no fue un amor de hermanos.  Ahora no queda más que aceptar la hermandad, un incesto sería despreciable. Que viva el amor de una gran amistad, de mi hermano del alma.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Querido Federico (III)

Querido Federico;

Qué razón tienes, amigo Federico; debemos interpretar las cosas siempre escanciando nuestra alma sobre ellas, buscando un algo espiritual donde no existe, proporcionando a las formas el encanto de nuestros sentimientos y ser un y ser mil para sentir las cosas en todos sus matices. Ahora soy capaz de verlo: lagos donde hay charcas, montañas donde hay colinas, o vicerversa cuando nuestra vista o nuestro cuerpo no son capaces de alcanzarlas, o almas antiguas que pasaron por plazas solitarias.

Tus últimas palabras son acicate para el alma y el corazón: hay que ser religiosos y profanos. Reunir el misticismo de una severa catedral gótica con la maravilla de la Grecia o la Roma pagana. Verlo todo, y sentirlo todo. En la eternidad, ya gozaremos del premio de no haber tenido horizontes.

Busco en tus palabras la humildad y la sinceridad para ponerlas en práctica en un mundo que nos es hostil. Quiero desplegar amor y misericordia para todos y recibir en pago tan solo un respeto. Ciertamente, poco más nos queda que soñar. ¡Desdichado del que no sueñe, pues nunca verá la luz!.

Querido Federico, nos hallamos ante un momento de la historia en que se presenta como un friso continuo de ventanas que se abren y se cierran y en el que aparecen paisajes y personajes, en una suerte de trampantojo creada, quizás por Dios y el diablo al unísono. ¿ Habrán generado una amistad desconocida para nosotros?.

¿ En qué creer?, querido Federico. Las ilusiones forman parte del pasado y, quizás, del futuro pero hoy solo son frustraciones. Si este es nuestro futuro, quizá prefiera un pasado.

La política, amigo mío, ha dejado de ser un noble arte. Recuerdas a Rimbaud: “Regresaré, con miembros de hierro, la piel ensombrecida, la mirada furiosa: por mi máscara, me juzgarán de una raza fuerte. Tendré oro: seré ocioso y brutal. Las mujeres cuidarán a esos feroces lisiados reflujo de las tierras cálidas. Intervendré en política. ¡Salvado!.”

Hoy, la política se ha reducido al infame arte de escuchar quien dice la barbaridad más alta y quien escupe más lejos. Mientras más lejos, mejor. Ya se ha iniciado la tensión de las urnas. Nos querrán deslumbrar con la poesía para aparcar la prosa en que consiste la política del día a día. Unos, que se dicen socialistas, proponen nuevas recetas para tiempos distintos y llevan al foso ¿de los leones? a un político cómplice de un desgobierno que apenas sí supo ubicarse a la altura de las circunstancias. La izquierda, querido Federico, aparece rota en mil pedazos, como así lo ha sido siempre en la historia de España.

Los otros, conservadores, hablan y hablan para no decir nada realmente importante. Tampoco les ha hecho falta, en realidad. Han conseguido aunar las fuerzas de la derecha, como siempre ha sido en España y siempre lo será.

A todos, sin embargo, les une, y siempre les unirá, una máxima: no saben lo que es forjar un auténtico gobierno por y para el pueblo. Les falta, aún hoy en día, una verdadera cultura del diálogo e inventan sobre la marcha. Son, estos gobiernos, artefactos políticos creados para conservar el poder y mantener a los adversarios en la oposición, esperando a que desaparezcan como alternativa. Y de tanto en cuando, más veces de las debidas, aparecen voces de “ladronzuelos” que han hecho de la política un arte de birlibirloque y que pregonan sus ofertas de cantamañanas.

Será cierto, como proclamó Rimbaud, que ahora estamos malditos y tenemos horror a todo. ¿Será mejor dormir, completamente ebrio, sobre la playa?, a la espera de mejores tiempos.

PD: querido Federico, definitivamente he dejado de creer en la justicia, al menos la terrenal y espero que Dios reparta justicia cuando les llegue la hora de cruzar la puerta solitaria. Llueve sobre mojado o noy hay nada nuevo bajo el sol. Nos movemos de un extremo a otro, a la deriva, sin remisión. Te explicó. Hace unos días, castigaron con la cárcel a un grupo de funcionarios y empresarios, todos ellos de orden influyente, por defraudar al fisco que es lo mismo que defraudar a todos. Ellos, en apariencia, son iguales pero son distintos. No son ni representan la miseria de la sociedad, no son vagabundos, ni prostitutas, ni drogoadictos, ni ladronzuelos, ni pobres que roban para sobrevivir o que comen sardinas de papel para engañar a sus maltrechos estómagos, ni parados… son, en apariencia, la crema de la sociedad y ninguno ha dado con sus huesos en la cárcel.

Como siempre, Querido Federico una melodía para colmar tus oídos.

Siempre tuyo, tuyo siempre,

Goyo Martínez

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Querido Federico (30 de julio de 2011)

Querido Federico;

He recibido con inmensa alegría tus últimas palabras en las que me invitas a sentirme abatido pero nunca batido. Veo cómo pasan cosas y cosas siempre retratadas con amargura e interpretadas con tristeza e intento sobreponerme a las adversidades de la vida, una realidad compleja, dramática, repleta de bachez y curvas imprevistas que altera nuestro guión de sopetón.

Observo en mi alma, y en la tuya, algo que sobrepuja a todo lo existente. Un algo que, en la mayor parte de las horas, está dormido. Sin embargo, cuando recordamos o sufrimos, como es el caso, una amable lejanía despierta.

Quiero seguir tu camino y ver poesía en todas las cosas, en lo hermoso y en lo feo, en lo repugnante y en lo deleitable. Me cuesta, sin embargo, descubrirla. Ya me advertiste de que era difícil alcanzar ese descubrimiento pero intento no desfallecer.

Cuan admirable es el espíritu que recibe una emoción y la interpreta de muchas maneras, todas distintas y contrarias y ninguna contrapuesta. Pasamos por el mundo y, cuando llegue a la puerta de la ruta solitaria, espero poder copar todas las emociones existentes: virtud, pecado, pureza, negrura.

Querido Federico, es, sin embargo esa realidad de la que te hablo, lo que trastoca los planes personales e impide ese descubrimiento a través del incógnito a la par que maravilloso viaje a las profundidades de nuestro interior.

El país anda sumido de nuevo en un convulso ambiente político y social. De hecho, la nuestra es una historia en la que no nos es ajeno el sufrimiento, el sacrificio e incluso la sangre. Como si Dios y el diablo hubieran escrito a cuatro manos nuestro devenir.

Ciertamente, querido Federico, es este un país raro. Prohiben la droga pero autorizan su consumo; prohiben fumar pero detectan el monopolio del tabaco; prohiben circular con los autos a más de 120 pero fabrican coches que pueden alcanzar velocidades de vértigo.

Sí, querido Federico, las cosas, esas cosas en las que intento ver belleza y esperanza, andan mal. Tanto que, en las oficinas del paro, comienzan a despedir a desempleados. El otro día, sin ir más lejos, en la barra del café un hombre encorbatado y repeinado le preguntó a otro que parecía languidecer, buscando alguna solución en el fondo de un botellín de cerveza:

– ¿ Y usted, es de derechas o izquierdas?.

– Yo soy del PSOE,- respondió el de aspecto obrero.

El trajeado le replicó:

– Sí, de acuerdo, ¿ pero usted es de derechas o izquierdas?.

Nunca, a mi modo de entender, ha habido un proyecto coherente y articulado. Un brindis al sol, todo lo más, de mayor o menor duración pero siempre perecedero.

A la vista de los titubeantes acontecimientos, pasados, presentes y futuros, el Gobierno de turno que rige nuestros destinos nos convoca a las urnas. Dicen que será el próximo 20 de noviembre. ¿ De qué nos suena ese día?, querido Federico.

Sin más, espero recibas estas letras con la misma emoción con las que yo las escribo.

Siempre tuyo, Goyo Martínez

PD: como siempre, te adjunto una melodía para tu deleite.

Barcelona, 30 de julio de 2011

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: