RSS

Archivo de la etiqueta: imaginar

LO QUE LA LUNA ESCONDE

Viendo mi abatimiento, en cierta ocasión, el viejo de la imprenta me explicó que había conocido a una mujer que, en plena guerra, decidió abrir una floristería. Una sandez, pensé yo para mis adentros. Como siempre, el viejo de la imprenta me leyó el gesto y el pensamiento y me amonestó.

Aquella mujer, que para algunos podía pasar por loca, abrió aquella floristería porque el mundo necesitaba en ese momento, más que nunca, flores.

Ahora, en que el dolor, la angustia, la incertidumbre, la zozobra nos acosan, el mundo necesita bella historias. Historias de amor, de superación, de batallas contra las vanidades.

Hasta ahora, – lo confieso-, nunca me había planteado con la suficiente profusión el asunto. ¿Qué poder ejerce la luna sobre nosotros? ¿Qué tiene que ver la luna con nuestro corazón, nuestro destino?

Mi admirado García Lorca escribió:
 

“cuando sale la luna
se pierden las campanas
y aparecen las sendas
impenetrables.
Cuando sale la luna,
el mar cubre la tierra
y el corazón se siente
isla en el infinito.
Nadie come naranjas
bajo la luna llena.
Es preciso comer
fruta verde y helada.
Cuando sale la luna
de cien rostros iguales,
la moneda de plata
solloza en el bolsillo”

 

El escritor Jordi Planes Rovira nos trae una de esas bellas y necesarias historias de amor, superación y coraje: “Lo que la luna esconde”, primera novela de Jordi Planes – publicada por Quarentena Ediciones y que he tenido el inmenso honor, placer y orgullo de editar-, y en la que aborda de manera magistral quiénes somos, qué queremos, qué amamos, qué nos conviene y qué debemos rechazar, en un mundo de vanidades y traiciones.

Pronto, muy pronto, en todas las librerías, “Lo que la luna esconde”.

Y yo que pensaba que lo sabía todo y ahora sé que apenas sé nada. Dicho y escrito desde el corazón, porque no sabemos -ni queremos- decirlo y escribirlo de otra manera.

 

 
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nunca lo hubiera imaginado: sobre la muerte de John Lennon, su asesino y El guardián entre el centeno

¿ Qué hubiera ocurrido si John Lennon no hubiese muerto trágicamente aquel 8 de diciembre de 1980?. ¿Qué relación tiene el último disco del mítico Lennon, su asesino, Mark D. Chapman, y J.D. Salinger, el excéntrico y huraño autor de El guardián entre el centeno?. ¿Planeaban los Beatles regresar a los escenarios si no hubiera fallecido Lennon?. ¿Era el asesino del Beatle un majara, un iluminado o, quizá, un autómata dirigido por alguien a quien le interesaba el magnicidio?. ¿Era Yoko Ono un impedimento para el posible regreso de la banda de Liverpool?.

Aquel 8 de diciembre, Mark David Chapman decidió acabar con la vida de Lennon, “un auténtico elemento que se atrevía a compararse con Jesucristo, y que incluso no creía en Dios”. ¿Qué tuvo que ver Dios con el crimen del Beatle?.

Ese día, Chapman compartió habitación con una prostituta, a la que despachó tras darle una propina, sin consumar el acto sexual en ningún momento. Luego, de camino al edificio Dakota, en Nueva York, adquirió un nuevo ejemplar, el enésimo, de El guardián entre el centeno y en una tienda de Virgin compró una nueva copia, la enésima, del Doble Fantasy de los Lennon.

Por un momento, Chapman soñó… luego habló el plomo y el sueño terminó mientras miles de niños pequeños jugaban en un gran campo de centeno sin nadie que los cuidara ni vigilara, excepto un adulto, al borde de un profundo precipicio, sin otra misión que agarrar a todo niño que se acercara al abismo. ¡Una locura!

Juan Manuel Escrihuela (Barcelona, 1957), uno de los mayores expertos en España en el fenómeno beatle, desvela en “El sueño ha terminado” (Quarentena Ed.) algunas de las oscuras polémicas que han envuelto la muerte de Lennon: una crónica novelada de literatura, música y crueldad que unió al beatle, Salinger y Chapman.

Os lo recomiendo porque no deja indiferente, tanto si eres o no beatlemaniaco

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Dónde está el amor?

Hoy el sol saldrá y se pondrá. Lo demás, está por decidir, como el amor. Más tarde o más pronto, llega. No es como ir al mercado y seleccionar la mejor pieza en la parada de frutas y verduras. Cuando menos lo esperes… y, si no, siempre nos quedará alguna compañía. Un cuento (con música) de Elizabeth Vargas (San Juan de Puerto Rico)

Los capítulos se repiten una y otra vez, es un cuento que no termina.

-Hija, deja ya de trabajar tanto y busca un hombre con el que puedas compartir tu vida.  Yo he envejecido y me gustaría saber que tienes un compañero cuando yo no esté.

Mami, tú siempre con tus pensamientos sobre la muerte y mi futuro.  Déjame así, yo estoy feliz.

Una conversación habitual entre Leticia y su madre. También, era el discurso y la presión de algunos de sus allegados. La gente no podía entender como una mujer tan hermosa, inteligente y profesional estuviera soltera.

Leticia, a sus 38 años, había alcanzado más de lo que esperaba, pero no era suficiente para su progenitora, con la que vivía en el Viejo San Juan.  Doña Petra insistía en que su única hija no era completamente feliz porque no había tenido tiempo ni suerte para el amor.

El amor llegará cuando tenga que llegar y si no llega, no te preocupes que estoy muy bien acompañada por Lupita.

-Lety, hija mía, Lupita es una gata, no te puede dar el amor y loshijos que necesitas.

¡Jajaja! no me hagas reir mami, ¿quién te dijo que no tengo amor?  Además, ¿por qué necesito tener hijos?  Es más, ni me contestes, creo que ya hemos hablado mucho sobre el tema.  Gracias por preocuparte por mí, pero hasta aquí llegó la conversación, por lo menos si quieres seguir hablando de eso.

Leticia había luchado con las presiones de la sociedad de que las etapas de noviazgo, casamiento y maternidad se viven a cierta edad. A los 30 años, se sintió un poco hostigada, pues Doña Petra se había encariñado con Joel, su último novio.  Su amada madre se la pasaba todo el día con la cantaleta de que se casaran y le dieran nietos.  Sí, nietos, en plural, porque la señora sentía que la casa estaba vacía, quería risas, gritos y juguetes tirados por el piso.

Aunque Leticia no tenía prisa por casarse, Joel era el amor de su vida. De eso, no tenía duda. La enamoraba con cada detalle, era un hombre enfocado, muy profesional e intelectual, justo lo que ella quería. Compartían poco por la complejidad de sus trabajos, pero esos instantes que pasaban juntos eran mágicos y la hacían muy feliz. Eran compatibles y tenían muchos sueños en común.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Concurso de Microrrelatos: 49 relatos, 1.662 votos y cinco ganadores

El primer concurso de microrrelatos del Café Romantic, organizado con el patrocinio de La Grapadora, sociedad de secretariat freelance y assistant virtual, ha concluido con la participación de 49 narraciones y un total de 1.662 votos, lo cual ya significa un éxito para esta sencilla y humilde forma de fomentar la literatura y la creatividad.

Por votación popular, los cinco microrrelatos más votados han sido:

  1. Corazón por desayuno, con 138 votos
  2. El fantasma y Muere, con 134 votos
  3. ¿Qué es la felicidad?, con 125 votos
  4. Leí, con 102 votos

Dada la calidad y cantidad de microrrelatos participantes, el Café Romantic ha decidido ampliar a cinco los premiados, y en los próximos días dará a conocer los ganadores nominales del concurso. Además, el Café Romantic creará el libro interactivo de los microrrelatos que pondrá a disposición de los participantes y de los lectores.

Gracias a todos por participar.

Reproducimos aquí los cinco microrrelatos más votados.

  • CORAZÓN POR DESAYUNO

Redimidos del tedio, de la ira, del olvido, tuvimos corazón por desayuno.

  • MUERE…

El silencio de tus labios rompió mi alma y aumentó en mí el miedo a perderte.

–No me dejes…

Aunque te lo rogué, no me hiciste caso y subiste al cielo.

  • EL FANTASMA

Hace un mes le tenía miedo. Ese miedo real que te provoca sudor frío y llanto en medio de la calle. Ahora no. Si le hablo, lo hago importante, por eso lo ignoro. Sospecho que se nutre de mis preguntas. El fantasma; el fantasma es la pérdida.

  • ¿QUÉ ES LA FELICIDAD?

La felicidad es valorar y retener con sencillez aquellas pequeñas cosas que encontramos a lo largo de nuestra vida, como si fueran la primera y última vez que las disfrutamos.

  • LEÍ

Leí, y entendí lo que no me decías de otra forma; tal vez nunca nos conozcamos, tal vez ya no estés. Nada de eso importa. Tú escribe, que yo te leeré.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

De dónde venimos. Adónde vamos. Quiénes somos… ya no somos nada

Si este es mi futuro, prefiero mi pasado. Un relato con música.

Publicado por Quim Monzó, el 13 de noviembre de 2011 en La Vanguardia

Hace unas semanas, The New York Times publicó un reportaje sobre el software para escribir artículos. Cada vez más medios de comunicación utilizan un programa al que le suministras datos y en un pispás te redacta un artículo. Quizá no sea un artículo excepcional, pero sí aceptable, tan aceptable como la mayoría de los artículos que publican cada día los medios de comunicación. La única diferencia es que los escribe un ordenador en vez de una persona.

Hace cosa de diez años yo me divertía jugando con generadores de letras de canciones, de esos que hay en internet. Los hay de canciones country, navideñas, románticas… Incorporan la estructura de cada tipo de letra y, a partir de eso y de los tópicos de cada género musical, producen nuevas letras, casi indistinguibles de las originales. Mi generador preferido era The Alanis Morrisette Random Lyric Generator. Le suministraba tres o cuatro palabras que no diré aquí por si hay niños presentes y, a partir de esas palabras, al cabo de nada me regalaba una canción con la misma ñoñez que las de la almibarada Alanis Morrisette.

Pues el generador de artículos es lo mismo, pero a lo grande. ¿Un diario necesita un artículo sobre el partido de fútbol que está a punto de acabar? Introduces los datos y en menos de un minuto lo tiene hecho. El software se llama Narrative Science y nació en las facultades de Ingeniería y Periodismo de la  Universidad Northwestern, en Illinois. Investigan sobre lengua e inteligencia artificial y han pasado más de diez años alimentando ese programa con tópicos periodísticos: sobre economía, sobre el mundo inmobiliario, sobre deportes, sobre elecciones… Ha digerido el estilo de los periodistas rutinarios, los que, aun siendo humanos, escriben con recursos mil veces repetidos. A propósito de los artículos deportivos, dice el Times neoyorquino: “El software de Narrative Science hace deducciones a partir de los datos que almacena y del orden lógico y los resultados de partidos anteriores. Explica el señor Hammond de Narrative Science que, para generar ‘puntos de vista’ de lo que narra, el software aprende conceptos como esfuerzo individual, esfuerzo del equipo, venir desde atrás, una y otra vez, mejor de la temporada, racha del jugador o clasificación por equipos. El software decide qué elemento es el más importante de ese partido y lo convierte en el eje alrededor del cual desarrolla el artículo”. El resultado es que el ordenador te da un texto con los mismos clichés que los de la mayoría de los periodistas, pero más rápidamente y a mejor precio. El diario americano formula una pregunta: “Los robots periodista ¿reemplazarán en las redacciones a los periodistas de carne y hueso?”. Es una pregunta retórica, porque salta a la vista que sí: algunos medios de Norteamérica ya lo usan, y cada vez lo usarán más, tanto allí como en el resto del mundo, Europa incluida. ¿Por qué van a pagar a un mozalbete un sueldo –ni que sea un sueldo mileurista– si con ese software cada artículo de 3.200 caracteres le cuesta sólo 7 euros? Que Dios nos coja confesados.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Muere la muerte (dulce muerte)

La muerte siempre está segura de su victoria, lívida muerte cobarde. No escogemos la muerte, es ella la que viene a por nosotros. Forma parte de la vida. La nuestra es, y siempre será, una historia en que la muerte no nos es ajena. Como tampoco lo es el sacrificio, la fe, la misericordia. Somos hombres y mujeres, nada más, actuamos de acuerdo a lo que creemos mejor. Nos equivocamos, acertamos, pecamos, rogamos perdón… Que Dios, o quien sea, se apiade de nosotros. Pero la muerte también nos recuerda lo resistente que es el espíritu humano cuando quiere serlo. Por eso, llega un momento en que nuestra historia ya no es una cuestión de vida o muerte, sino de algo mucho más importante. Quiero vivir de la misma manera que sueño morir: una tarde en que no haya una sola nube en el cielo, y con el corazón bien abierto. Entonces la muerte ya no tendrá la última palabra.

Un relato en forma de poesía de Ruth Román, de Cornellà (Barcelona). Un relato con su inmortal melodía.

 

Llama la muerte a tu puerta,

sin avisar, con una crueldad consumida,

sin un futuro presente,

sin un pasado ausente.

 

Lucharé contigo hasta morir,

quizá hasta que la muerte muera,

quizá hasta que la vida me consuma,

tal vez de miedo, incluso de locura.

 

Deja la llama encendida,

no consientas que la muerte sea eterna,

la luz pervive aunque la vida muera,

la muerte vence pero no perdura.

 

Y si el vivir no es más que la mar sin calma,

no olvides que la orilla siempre resta,

poco a poco, lentamente

la mirada se diluye en un instante.

 

No es morir lo que me asusta,

es reír sin una causa,

es llorar sin un lamento,

es gritar sin un te quiero.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cigarrillos de amor

Somos capaces de construir castillos en el aire, de ver gigantes donde hay molinos, de asir espadas donde hay palos, de bañarnos en mares donde hay charcos, de escalar montañas donde hay colinas… Somos personas que, en todo lo que hacemos, dejamos la impronta de ese carácter que sólo este lugar, unas veces cruel, otras, imprevisible, bello en todo caso, puede dar. Un carácter único, a veces genial. Un lugar donde lo que palpita es el amor y donde hombres y mujeres buscan en las noches la dinastía remota de las estrellas. Lo que véis no existe y, sin embargo, lo estáis viendo. Si podéis soñarlo, podéis hacerlo.

Un relato con música de Ruth Román, de Cornellá (Barcelona)

Lías cigarrillos de cariño y sin papel para que los fume dentro de tu piel.

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: