RSS

Archivo de la etiqueta: sufrir

De vez en cuando…

Hoy, el viejo de la imprenta ha marchado a Colliure. ¿Qué hay en Colliure? ¿Qué puede haber en un pueblecito francés de apenas tres mil habitantes?, le pregunté. 

– ¡Unos días azules, un sol de infancia…! – respondió con la confianza y el aplomo de quien sabe lo que busca.

Hace un tiempo, el viejo elaboró una lista de cosas que hacer, ver y sentir antes de morir. Hay quien se propone lanzarse en paracaídas, pilotar un coche de carreras, viajar al Caribe, subir una montaña tan alta como el Everest… Él, el viejo, se conforma con cosas más sencillas, humildes incluso, que se llevará al cielo con los ojos cerrados, el corazón bien abierto, en un día azul y con un sol de infancia. 

Hoy, el viejo ha viajado con lo puesto a Colliure, a hablar con Machado, uno de sus favoritos. Y quizá el viejo le pregunte “si todo pasa y todo queda” y el poeta, con más aplomo, le responda: “lo nuestro es pasar”, pero un “pasar haciendo caminos”, siempre en “mundos sutiles, ingrávidos y gentiles, como pompas de jabón”.

“Golpe a golpe, verso a verso”, sufriendo, porque tiene alma y lo sabe porque le duele, La Dama se Esconde Ruiz Mora escribe desde Murcia una poesía que rezuma desesperanza, para la esperanza.  Hoy, con la música del “caminante”. (Con vuestro permiso, a mi padre, que está en los cielos, y a quien tanto añoro).

 

Y de vez encuando la vida te da un traspiés,
y te arremolina el alma,
te llena de incógnitas,
de puntos sin la i de la
memoria.
De vez encuando la vida
te desconsuela los labios,
congela preguntas y respuestas;
Agujerea el corazón,
los cose con hilo
de terciopelo..

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Y le llamaron “hogar”

Me dijo una vez el viejo de la imprenta que lo que veía no existía y, sin embargo, lo estaba viendo. Incluso, lo podía sentir. Era un lejano reino donde no había un rey sino dos. Uno que no sabía lo que tenía, el otro condenado a recordar lo que había perdido. Y había un gigante intrépido, y un duende al que le gustaba jugar a su sombra. Había incluso un encantador con su flauta y un mago que sabía cuál era la mejor manera para amansar fieras salvajes. Y un bello principe y una bella princesa que no sabían que sus destinos estaban llamados a cruzarse. Y había también otros en aquel remoto lugar semejante al lugar que conocimos de niños, donde se contaban y escribían cuentos y leyendas. El brillo de la luna siempre iluminaba sus ojos.

Y el viejo de la imprenta, mi querido viejo, sentenció:

– Es posible que nunca vuelva a pronunciarse el verdadero nombre de ese reino, pero ni la memoria ni el tiempo lo podrán borrar nunca puesto que todas sus encantadoras criaturas lo llamaban hogar.

Hoy, aquí y ahora, este hogar en el Cafe Romantic corresponde a todos y todas que, de una manera u otra, habéis contribuido a crear, imaginar, soñar, repartir felicidad, escribir, pintar, saludar, gritar – aún en el silencio-… para hacer más llevadero el año que se va.

Por y para vosotros y vosotras, una almazuela tejida con las gotas de los mejores sentimientos dichos, escritos, soñados e imaginados por Yolanda Torrent, Alfons Carrasco, María del Pino, Pau Glez., Catalina Cerdó (Ventafocs), Mila Miguélez, Andrés Ruiz Fernández, David Creus, La Dama se Esconde, María José Fresneda, Pilu “Lleida” Bijoux, Rafael Rodríguez… y otros muchos que habéis merecido ese reino llamado hogar.

Feliz 2013 !. Música: Kiss me (Cramberries)

 

Nos beberemos las horas y buscaremos un camino de retos, aventuras, deseos y amistad / Infusió, espècies, un glop de llet, un pessic de xocolata negre, aroma de canyella i cardamom, música suau, notes de silenci, serenitat, pau… instant intens, únic. La vida està feta d’instants… /  He llegado cinco minutos antes de la hora. El paso acelerado y el ansia me han traído de manera precipitada. Me sudan las manos y el corazón me palpita con fuerza. Siento calor a pesar del frío que hace a mi alrededor… / Casi se me acaba la fe, casi se me escapa el amor, casi se me quiebra la inocencia; casi se me agota toda la fuerza para luchar un día más, casi me rendí… Hasta que pensé en ti / Hay una luz, allá en lo lejos; hay un camino por recorrer. Dime si quieres venir conmigo, dame tu mano, dame tu amor. Escucha mi voz, no apagues la llama de este deseo… /  “La palabra clave no es «precio» ni «coste». Es fácil. Hazlo fácil. Que se entienda fácil. Que se compre fácil. Que se explique fácil, y sobre todo, que se entienda fácilmente.” / Se nos va un año en el que lloramos, reímos, compartimos disfrutamos, aprendimos, caímos, pero nos volvimos a levantar, son momentos que nunca olvidaremos.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Hazme tu huella

Tenía el libro entre sus manos. Lo entreabrió, rozó la cubierta y el suave papel de sus páginas y sintió habitar en él. Escuchó una música que nunca se ha de olvidar. Y se puso a rebuscar entre sus recuerdos la última vez que fue feliz, que sonrió junto a alguien. ¿Dónde están los buenos recuerdos?, se preguntó para sus adentros. Y el recuerdo le llevó a un parque, en un banco, donde alguien se sentó a su lado y le dijo “buenos días, princesa”.

Con el amor como motivo, como no podía ser de otra manera, La Dama se Esconde Ruiz Mora, la escritora de Murcia, nos deleita con una breve e intensa historia de alguien que sueña su compañía.

Con música: “Love Theme From Romeo & Juliet”

He dejado mis caricias en
tu puerta.
Las minusculas huellas
de mi alma se descuelgan

entre tu cintura y mi cadera.

Suave, lenta, adormilada y
mágica, tu mano desvela
mis versos; mis palabras,
mi aliento entre tu espalda.
Soy ascua, soy veneno, la historia que buscas            

entre tus sábanas…

hazme la huella de tus noches,
el amanecer de tu calma,
luna de tus deseos,
un rayo de luz cuando
me abrazas.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Arriesga

Dijo en una ocasión Van Gogh: “¿qué sería de la vida, si no tuviéramos el valor de intentar algo uevo?”. Ciertamente, hay que tomar decisiones cuando se está “en el ajo”, porque teorizar es algo muy fácil. Y pese a los reveses de la vida, debemos arriesgar. Debemos correr los riesgos simplemente porque el más grande de los peligros de la vida es no arriesgarse. Las personas que no arriesgan nada no tienen nada, no hacen nada. Tal vez podrán evitar el sufrimiento y la tristeza, pero no logran aprender, sentir, cambiar, crecer o vivir. Solo cuando una persona arriesga, es verdaderamente libre. Quien quiere llegar busca caminos, quien no quiere llegar buscar excusas.

Nos lo cuenta con música Cristina Jiménez-Buil, de Madrid

Aunque reír es arriesgarse a parecer imbécil.

Aunque llorar es arriesgarse a parecer sentimental.

Aunque acercarse a alguien es arriesgarse a involucrarse.

Aunque mostrar tus sentimientos es arriesgar a que te sonrojes.

Aunque exponer tus ideas o tus sueños a una multitud es arriesgarse a perderlos.

Aunque amar es arriesgarse a no ser amado de la misma manera.

Aunque vivir es arriesgarse a morir.

Aunque desear es arriesgarse a ser defraudado.

Aunque intentar es arriesgarse a fallar…

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Bienvenido míster Smiles

Decía Samuel Smiles que la vida tiene su lado sombrío y su lado brillante; de nosotros depende elegir el que más nos plazca. Hay quien cierra los ojos durante mucho tiempo porque no está preparado para ver la vida. Y cuando los abre no le gusta lo que ve y los vuelve a cerrar. Hay quien dimite de la vida y busca la solución en el fondo de una botella. Hay quien no ha tenido tiempo de averiguar qué era lo que más le gustaba en la vida, y fue león por un día y el resto de sus días, oveja. Hay quien lucha toda su vida y, en la hora del recuento, sentencia que ha valido la pena. Hay quien se pasa la vida navegando a la deriva en el puerto de la paciencia de la vida de otros. También hay ciclos de vida que se suceden continuamente, tejiendo sólidas cadenas tróficas. Hay quien se pasa la vida reconciliándose con la vida. Otros la viven a un ritmo fulgurante y cuando se han dado cuenta, ya no viven. Para algunos, la vida es una estafa: uno crece, envejece y muere y otros la viven sin asideros, enfrentados a una escalada de violencia que termina en actos absurdos cuando no en soflamas esperpénticas y debates perversos a modo de catarsis.

Yo, particularmente, prefiero quedarme con aquellos que poseen la fuerza y el amor a la vida de quienes conocen la fragilidad humana y saben que en cualquier momento todo lo que se ama y toda normalidad que se da por supuesta (hablar, pensar, comer, beber, cantar, berrear…) puede desaparecer de forma imprevista, súbita, cruel.

La vida es como una partida de ajedrez. Un mal movimiento obliga a entregar la partida, con la diferencia de que en la vida no hay oportunidad de jugar la revancha. Y cuando nos hemos dado cuenta estamos a la puerta del asilo, aquel lugar al que va la gente cuando la vida ha acabado con ellos antes de que ellos hayan acabado con su vida.

Nos lo cuenta Mar Morales, desde Pamplona en cuatro líneas que resumen una vida. Relato con música.

 

La vida se divide en cuatro partes: Amar, Sufrir, Luchar y Vencer.

El que ama, sufre;

el que sufre, lucha, 

y el que lucha, vence.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: