RSS

Archivo de la etiqueta: tierra

Camino Galicia

Detengo el tiempo, allá donde el silencio huele a leña mojada y las tardes suenan a esquilas y cantos de grillos. Tranquilidad en estado puro; cuentos de lobos y bandoleros; rostros, de distina belleza, anclados en la memoria. Un friso continuo de ventanas que se abren y se cierran y en el que aparecen paisajes y personajes, pallozas de paja, estructuras con chimeneas humeantes, techos de pizarra… La magia de un lugar y de un tiempo.

Un poema de Luis Blas Serena, desde Galicia http://luisblasserena.wordpress.com/. Con música de Luar na Lubre.

¡Oh! Galicia, bella tierra

¡oh! Galicia, terra das meigas

siendo tu Galicia

tierra de gente obrera

repartida proporcionalmente

tus aguas, montes y praderas

 

Siendo tu Galicia

tierra de gente buena

trabajadora y sencilla

llena de gran fortaleza

 

Siendo tu Galicia

creada para la belleza

pues nunca vi paisajes

con tan majestuosa alteza

 

Siendo tu Galicia

única entre las tierras

de empanadas, de potes

y de pulpos da feiras

 

Siendo tu Galicia

por tu encanto y tus fiestas

tan querida por todos

aquellos que te conocen

y ya, siempre te recuerdan;

lástima que siguen abandonadas

tus calles caminos y carreteras

pues el corazón se me parte

porque también faltan escuelas

 

Muchos otros caminos

abandonados se quedan

por ganar protagonismo

de intereses que bolsillos llenan

a hijos traidores, de tu bella tierra

que se llaman gobernantes

pero no luchan, codo con codo

ni te elevan a las estrellas

ni te cuidan, ni te miman

o te dan, lo que tu les diera

que eso, es ser autentico gallego

gallego de tu bella y linda tierra

 

Sentirte, que es compartirte,

esos bellos sentimientos

de tantos escritores y poetas

Rosalía, Castelao, o

Camilo José de Cela

en sus escritos te enaltecen

ellos y tu pueblo, te elevan

con el pensamiento y la pluma

te hacen traspasar, todas las fronteras.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Muere la muerte (dulce muerte)

La muerte siempre está segura de su victoria, lívida muerte cobarde. No escogemos la muerte, es ella la que viene a por nosotros. Forma parte de la vida. La nuestra es, y siempre será, una historia en que la muerte no nos es ajena. Como tampoco lo es el sacrificio, la fe, la misericordia. Somos hombres y mujeres, nada más, actuamos de acuerdo a lo que creemos mejor. Nos equivocamos, acertamos, pecamos, rogamos perdón… Que Dios, o quien sea, se apiade de nosotros. Pero la muerte también nos recuerda lo resistente que es el espíritu humano cuando quiere serlo. Por eso, llega un momento en que nuestra historia ya no es una cuestión de vida o muerte, sino de algo mucho más importante. Quiero vivir de la misma manera que sueño morir: una tarde en que no haya una sola nube en el cielo, y con el corazón bien abierto. Entonces la muerte ya no tendrá la última palabra.

Un relato en forma de poesía de Ruth Román, de Cornellà (Barcelona). Un relato con su inmortal melodía.

 

Llama la muerte a tu puerta,

sin avisar, con una crueldad consumida,

sin un futuro presente,

sin un pasado ausente.

 

Lucharé contigo hasta morir,

quizá hasta que la muerte muera,

quizá hasta que la vida me consuma,

tal vez de miedo, incluso de locura.

 

Deja la llama encendida,

no consientas que la muerte sea eterna,

la luz pervive aunque la vida muera,

la muerte vence pero no perdura.

 

Y si el vivir no es más que la mar sin calma,

no olvides que la orilla siempre resta,

poco a poco, lentamente

la mirada se diluye en un instante.

 

No es morir lo que me asusta,

es reír sin una causa,

es llorar sin un lamento,

es gritar sin un te quiero.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Para los que ven y sienten; amor y amistad, que más da, si es igual

Por Andrés Ruiz Fernández “Martillo”, Córdoba

(Dos reflexiones escritas al alba y en el crepúsculo del día que tienen como nexo de unión el amor y la amistad, la mirada y el sentir de la vida). Relato con música (clica sobre la imagen). Elegía, de Miguel Harnández, en la voz de JM Serrat.

Felicidad es el momento que no tiene prisa y que no quieres dejar ir jamás;

Los sueños nunca desaparecen siempre que las personas no los abandonen;

Le aconsejo que se case. Si lo hace, será un hombre feliz. Si no lo hace, será un filósofo;

No se puede separar la paz de la libertad, porque nadie puede estar en paz consigo mismo si no es libre.

La amistad mejora la felicidad y disminuye la tristeza, porque a través de la amistad, se duplican las alegrías y se dividen los problemas.

Si yo se que tú eres, y tú sabes que yo soy, quién va a saber quien soy yo cuando tu no estés

Tu significas para mi más de lo que las palabras pudieran expresar

Un verdadero amigo es quien te toma de la mano y te toca el corazón.

 

 

Nota de Goyo Martínez:

Martillo es otro de aquellos ejemplos de seres únicos, irrepetibles, auténticos tesoros escondidos de sabiduría y sufrimiento. ¿ Qué es la vida, sino?. La suya, es una historia en que (casi) la muerte no le es ajena, como tampoco lo es el sacrificio, la fe, la misericordia. Somos hombres y mujeres, nada más. Actuamos de acuerdo a lo que creemos mejor. Nos equivocamos, acertamos, pecamos, rogamos perdón… y que Dios se apiade de nosotros.

Desde 1994, Martillo arrastra una cruz cuyo peso da el coraje y la lucidez para escribir cosas que, de otra manera, difícilmente pueden entenderse y sentirse.

Explica Martillo que todo comenzó hace 17 años cuando el marcapasos que tenía implantado empezó a descontrolarse; se desprogramaba y alteraba su ritmo cardíaco. Los médicos no encontraban ninguna explicación a ese maldito fenómeno. ¿ Cuál podía ser el origen de la anomalía?. Explica Martillo que, “tras el tabique donde vive”, Sevillana-Endesa había instalado catorce contadores eléctricos, suficientes para convertir su vivienda en una zona de alto voltaje. Huelga decir que, por prescripción médica, las personas con marcapasos, no pueden estar en contacto con fuentes magnéticas. Activo como era, su vida cambió: siempre nervioso y alterado, y el corazón en un puño. Aquellos contadores de gran energía conviertieron su casa en un potente imán. Desde aquel día, se le conoce como “el hombre imantado”.

En mayo de 2010, ABC de Sevilla le dedicó una página. “No soy supermán”, titularon. Sin embargo, yo me quedo con la siguiente reflexión de Martillo.

-¿Qué es un héroe?,- le pregunta el periodista
-Alguien que se ha cansado de ver cómo unos pocos se aprovechan de los demás, hace lo que cree que es correcto y no se limita a ser un simple espectador. Prefiere actuar,- responde Andrés.
-¿Necesitamos héroes?
-Necesitamos a gente capaz de levantarse para ayudar a otros.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: