RSS

Archivo de la etiqueta: versos

AMAPOLAS PARA QUE ME QUIERAS

Entre atardeceres de verdes, ocres, dorados y malvas que salpican las colinas, de  belleza primigenia, una joven pasaba veloz por la vida, casi sin mirar. No le hacía falta. Eran los mismos pétalos de rosa que contaba el viejo los que le hacían soñar. Eran atardeceres constantes que nunca le abandonarían, en los que el sol declinaba y las tardes se presentaban con un esplendor insultante. Tenía un destino mágico en algún lugar de la imaginación. Lo sabía. Y aguardaría.

Una nueva poseía sobre el amor de Virginia “Metalerita”, desde Sudamérica. Porque, ¿qué sería de nosotros sin el amor?, ora dulce, ora amargo. Ya lo dijo Tennyson, “es mejor haber amado y perdido que no haber amado nunca”.

Con música, “… lo eres todo para mí. Mi principio y mi fin. Mi norte y mi guía, mi perdición, mi acierto y mi suerte, mi equivocación, eres mi muerte y mi resurrección,
eres mi aliento y mi agonía, de noche y de día,
te lo pido por favor, que me des tu compañía
de noche y de día… lo eres todo”.

 

En la madrugada que me inventaste,

y que rompiste con una rima,

-y dos versos-

ando callejeando en los filos de tus memorias,

en tus arquitecturas excéntricas

en tus luces y misericordias.

No tengo una ciudad civilizada que ofrecerte,

ni una regresión a tus infancias,

ni siquiera un jardín de amapolas.

Solo te pretendo a vos,

sin caretas que te liberen

Y como te quiero así, tanto,

hasta me iría a un campo de piedras y asfalto,

a una estación deshabitada y triste,

a una mansión con chimeneas y espíritus.

Carezco de catedrales en las que confesarte,

de religiones absurdas con las que redimirte,

no tengo una tarifa exacta para darte,

ni un precio irrevocable.

Y como te quiero así, tanto,

cuando nadie me ve te extraño

y te lloro.

Cuando nadie me ve me retuerzo con pudor,

y padezco la indiferencia de las amapolas

que te regalé un día,

esperando que me quieras.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Canción de amor

Es difícil medir el valor de la vida de una persona. Para unos cuantos, la vida no tiene significado alguno, pero para quien ha vivido, para quien vive y para quien ha decidido vivir, – porque el hecho de estar despierto no significa estar vivo-, la vida se mide por la fe, por el amor y por los seres que deja atrás, los que encuentra y los que hallará.

Una canción de amor de María del Pino, de Córdoba, de su tercera novela “Don Fernando, la eterna unión”.

Una canción de amor

es lo que te voy a cantar

sin prejuicios ni dolor

para que me puedas, al fin, amar.

Así que ven y no me des más palabras de oro

que es por ti a quien Dios imploro.

De tus finos labios no pido más versos

sino, con creces, infinidad de besos.

Ámame con la suavidad de la noche

Y vivimos juntos un pasional derroche.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ese pequeño milagro…

Veo la vida como a mí me gustaría que fuera, como un cuadro que excluye lo feo y lo sórdido, como un crepúsculo de Turner: amor. Amor, incluso cuando escribo del dolor y del sufrimiento, y de gente enterrada viva. Y lo hago con el mimo de un pastelero. Quizas no parezca mucho, pero este es mi pequeño milagro.

Unos versos de amor de Andrés Ruiz Fernández “Martillo”, de Córdoba, un ser que ha conocido el dolor, el verdadero dolor, y que se manifiesta con la ternura y la fuerza que una tierra como Córdoba pueden dar. Un relato con música, One.

Cuando siento la brisa del amor,

ese amor verdadero,

y el calor de su corazón,

anhelo recoger tu pañuelo

para no sentir la soledad que alguién me dejó.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El velador de los sueños

Por Goyo Martínez, escrito en Roses (Girona), en 2008. Relato con música (clica sobre la imagen… si lo deseas)

Serás también cual polvo enamorado

donde quiera que yazgas y reposes.

Ahora, duerme, descansa del camino.

Vigilamos tu sueño tus amigos.

Adaptación del texto original del poeta vasco Vidal de Nicolás. Cada año, coincidiendo con el aniversario de su asesinato a manos de ETA, en marzo de 2001, el Mosso d’Esquadra Santos Santamaría recibe una estrofa de un poema. En una ocasión recibió éste de Vidal de Nicolás (Portugalete, 20.04.1991).

Publicado en “Pido la palabra; crónica íntima de las víctimas del terrorismo”. Ediciones Lectio/Cossetània, noviembre de 2008.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: